Eucaristía y comunión

Este domingo arranca, en Dublín, el 50º Congreso Eucarístico Internacional, que se prolongará hasta el día 17 de junio. Ayer comenzó el Simposio Teológico previo, con el lema La eclesiología eucarística…

María Martínez López

Este domingo arranca, en Dublín, el 50º Congreso Eucarístico Internacional, que se prolongará hasta el día 17 de junio. Ayer comenzó el Simposio Teológico previo, con el lema La eclesiología eucarística de la comunión 50 años después del Vaticano II. El Papa participará en el Congreso Eucarístico mediante un mensaje televisado durante la Eucaristía de clausura, en el estadio Croke Park. Celebrará esta Eucaristía, así como la inaugural, el Legado pontificio, cardenal Marc Ouellet, Presidente de la Congregación para los Obispos. Se espera que 25.000 personas asistan al encuentro; entre ellos, 7.000 de otros países.

Cada día girará en torno a un tema, que se desarrollará en la sesión plenaria: una catequesis, testimonios y la Eucaristía. En ellas participarán, entre otros, el cardenal Peter Turkson, Presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz; el Presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, cardenal Robert Sarah; el Primado de Irlanda, cardenal Sean Brady; el cardenal André Vingt Trois, arzobispo de Paris; monseñor Fouad Twal, Patriarca Latino de Jerusalén, y la Presidenta del Movimiento de los Focolares, Maria Voce. Durante el resto del día, se ofrecerán conferencias, testimonios y talleres en distintos idiomas. Además, habrá tres espacios -uno en el recinto y dos iglesias- destinados a la Adoración. Uno de ellos, la parroquia de Nuestra Señora de la Paz, tendrá expuesto al Santísimo toda la noche, y durante el día albergará oración y otras actividades para los niños y sus padres. También se ha elaborado un programa para jóvenes, y otro de actividades abiertas al público en 34 parroquias de toda la ciudad.

El lema del Congreso es todo un reto para la Iglesia en Irlanda: La Eucaristía: comunión con Cristo y entre nosotros. El país vive una profunda crisis social, y también eclesial, motivada ésta por los casos de abusos sexuales a niños cometidos por sacerdotes hace décadas, y por la reciente reprensión del Vaticano a algunos clérigos que cuestionaban el magisterio de la Iglesia. Al presentar el Congreso Eucarístico en Roma, monseñor Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín, manifestó su deseo de que sea una fuente de renovación, y en él se repita lo ocurrido en la ciudad en 1932, cuando se celebró un Congreso Eucarístico Internacional pocos años después de la guerra civil y la independencia de Irlanda. Dicho congreso fue «un momento de reconciliación y unidad redescubierta. La Eucaristía tiene el poder de reconciliar. La comunión con Cristo alimenta la comunión y la reconciliación con los otros».

María Martínez López