En Bangladés, con 1 % de cristianos, la familia es «protagonista de la misión» - Alfa y Omega

En Bangladés, con 1 % de cristianos, la familia es «protagonista de la misión»

El nuevo arzobispo de Daca (Bangladés) dará prioridad en su programa pastoral a impulsar a las familias y los laicos para ser «testigos de Cristo» en muchos ámbitos donde sacerdotes y religiosos no llegan

Redacción
Monseñor D’Cruze, con niños de Khulna (Bangladés). Foto: ACN Canadá

«Toda familia cristiana es como una central eléctrica: allí se enciende la chispa del Evangelio». Por este motivo, la pastoral familiar será la gran prioridad del nuevo obispo de Daca, la capital de Bangladés; un país donde los cristianos no llegan al 1 % de la población. Monseñor Nicephorus D’Cruze, oblato de María Inmaculada, toma posesión de su nueva diócesis. 

Hay que prestar una atención adecuada a las familias, explicaba D’Cruze en una entrevista a Fides, para que sea «testigo de Cristo, protagonista de la misión de la Iglesia». Y también porque, algún día, los niños que sean educados «en un entorno donde existe la fe cristiana» se convertirán en «los líderes de la Iglesia y de la sociedad. 

La familia es la principal prioridad del nuevo arzobispo de Daca dentro de su programa con relación a los laicos. Pero no la única, pues su plan pastoral tiene en cuenta además que «los laicos pueden llegar a otras personas más fácilmente que los religiosos, porque viven inmersos en las estructuras del mundo» y «tienen una gran oportunidad de ser testigos de Cristo» en ellas. «Cada bautizado también tiene la responsabilidad de anunciar el mensaje de amor de Cristo». 

El diálogo interreligioso, «una herramienta poderosa»

Monseñor D’Cruze sustituirá en la capital bangladesí al cardenal Patrick D’Rozario, cuya renuncia por razones de edad (tiene 77 años) fue aceptada por el Papa en septiembre. Su sucesor recuerda que el cardenal «mantenía una relación de estima y fraternidad con los laicos a los que implicaba en las actividades pastorales. Yo mantendré ese espíritu empoderándolo en las actividades y apostolado de la diócesis».

Nacido en el subdistrito de Nawabgonj (Daca) en 1956, Bejoy Nicephorus D’Cruze ingresó en los Oblatos de María Inmaculada y fue ordenado sacerdote en 1987. Fue superior de la delegación de los OMI en Bangladesh y profesor del seminario más grande que Daca. Fue ordenado obispo de la diócesis de Khulna en 2005 y luego nombrado obispo de Sylhet en 2011.

Ahora estará al frente de una diócesis de 24 millones de habitantes, de los cuales solo 75.000 son católicos. El 89 % de los habitantes de Bangladés son musulmanes, y el 10 % hindúes. Por ello, el prelado quiere hacer llegar las actividades ecuménicas e interreligiosas «a todos a nivel parroquial. Son una herramienta poderosa para establecer relaciones fraternas con personas de otras religiones». Él mismo es testigo de ello como presidente de la Comisión Episcopal para la Unidad de los Cristianos y el Diálogo Interreligioso de la Conferencia Episcopal de Bangladés.

Las periferias de una megalópolis

En su agenda tendrá asimismo un espacio importante la atención a los migrantes internos, que llegan a la capital desde todo el país, en su mayoría personas «pobres y vulnerables» que al llegar a «esta megalópolis necesitan cuidados materiales y espirituales». Otra periferia existencial a la que desea prestar atención es la pastoral carcelaria, que suele estar relegada al olvido. 

En el ámbito social, la Iglesia en Daca gestiona siete clínicas y dispensarios, otros tantas residencias para ancianos y personas con discapacidad, diez albergues para niños y jóvenes y tres orfanatos.

En general, concluye el nuevo arzobispo, «mi tarea es acompañar y guiar el camino de la santidad del pueblo de Dios en Daca. La llamada a la santidad es una llamada universal. Hoy en día, muchas personas no pueden asistir a la Santa Misa debido a una vida frenética. La vida de fe y la relación con Dios son los cimientos».