El responsable de Migraciones de Cádiz y Ceuta lamenta la muerte de un migrante y pide «vías regulares y legales» - Alfa y Omega

El responsable de Migraciones de Cádiz y Ceuta lamenta la muerte de un migrante y pide «vías regulares y legales»

Gabriel Delgado, que además es presidente de la Asociación Cardijn, también ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo «porque en Andalucía no se hacen las PCR a los migrantes que llegan en pateras y, al no poder ser acogidos, muchos están quedando en situación de abandono e inseguridad»

José Calderero de Aldecoa
Un policía y un guardia de seguridad vigilan a un grupo de inmigrantes que han logrado saltar la valla en Melilla. Foto: P. S./Efe

Un inmigrante ha fallecido este jueves en el intento por parte de 300 personas de sobrepasar la frontera entre España y Marruecos saltando la valla de Melilla. En total, han logrado acceder unos 30 migrantes, según informa la Delegación del
Gobierno en Melilla.

El salto ha dejado también a ocho migrantes y tres guardias civiles heridos. Uno de los agentes tiene el hombro dislocado, otro un corte en la cabeza y un tercero una bajada de azúcar, mientras que los migrantes han sido atendidos por magulladuras y golpes.

Respecto al fallecimiento del migrante, la Delegación de Gobierno asegura que ha sido por causas naturales y que se activaron los servicios sanitarios acudiendo efectivos del 061 y Cruz Roja. Al migrante se le practicó la reanimación cardiopulmonar, pero se certificó poco después su fallecimiento.

Vías regulares y legales

A pesar de que los hechos no se han producido en su diócesis –Melilla pertenece a la diócesis de Málaga-, el director del Secretariado de Migraciones de Cádiz y Ceuta ha lamentado lo ocurrido en conversación con Alfa y Omega, ha pedido dejar de abocar a los migrantes a vías arriesgadas que pueden derivar en situaciones trágicas como esta y ha instado a establecer «vías regulares y legales».

El director es consciente de que «esto choca con un tipo de hacer política que se centra en la defensa de las fronteras, pero al final en Europa tenemos una población envejecida y los migrantes son jóvenes que van a terminar trabajando. Los necesitamos», asegura.

Queja por las PCR

Más allá del evidente riesgo de muerte al que se enfrentan quienes tratan de acceder a nuestro país por la frontera sur, también existen otros problemas a los que se ven abocados los migrantes. Por ejemplo, «la descoordinación entre la Secretaría de Estado de Migraciones y la Junta de Andalucía» en cuanto a las pruebas PCR, lo que está derivando en el abandono de muchos jóvenes subsaharianos.

«Resulta que la Secretaría de Estado aconseja que se les haga la prueba PCR a los migrantes que llegan, por su propia seguridad y la de sus compañeros, y la Junta dice que no es necesario», asegura Delgado.

Al final, «cuando salen del Centro de Atención Temporal de San Roque, al que envían a los migrantes que han sido interceptados en una patera, al no haberse sometido a una prueba PCR, no se sabe si están contagiados y no pueden ser acogidos en los centros que están concertados con el ministerio. Esto genera una situación de total abandono porque estos recursos son los que les permitirían salir adelante durante algún tiempo», denuncia Gabriel Delgado.

Todo ello «lo hemos denunciado en las redes sociales», asegura el también director de la asociación Cardijn, «pero como vemos que la situación continúa igual, hemos presentado una queja ante el defensor del pueblo», concluye.

Europa Press / José Calderero de Aldecoa @jcalderero