«El que duerme en el banco podría ser Jesús»

Cristina Sánchez Aguilar
Foto: Miguel Hernández Santos/Infomadrid

Noviembre de 2011. El artista canadiense Thimoty P. Schmalz visitaba en Toronto una exposición de arte. En un parque cercano vio un hombre sin hogar durmiendo en un banco. «Recordé el Evangelio de san Mateo: “Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”. Pensé que aquel hombre podría haber sido Jesús».

Seis meses después el escultor, reconocido internacionalmente por sus obras de temática religiosa, ya tenía confeccionada la maqueta de arcilla del Homeless Jesus (Jesús sin hogar), a la que se ha llamado en español Jesús desamparado. Se trata de una imagen de Cristo en tamaño natural que representa a una persona sin techo acostada en un banco. Envuelto en una manta, solo pueden verse los pies, marcados por los clavos de la crucifixión.

Foto: Archimadrid / Miguel Hernández Santos

Dos mecenas financiaron la construcción de dos moldes de bronce en tamaño real, y el canadiense y su equipo se pusieron manos a la obra para encontrar ubicación a esta «plegaria visual», como la define el propio autor. «Cuando creo una escultura soy consciente de que va a durar mucho más tiempo que yo. Mi propósito como artista es crear piezas con el poder de convertir, que profundicen en la espiritualidad de quien las contempla», afirma Schmalz.

El primer Jesús desamparado se ubicó en 2013 en la escuela de Teología de los jesuitas de Toronto, el Regis College. La segunda escultura llegó hasta el Vaticano, donde el Papa Francisco la bendijo. «Tocó sus pies y la describió como una hermosa obra de arte. La imagen representa lo que él está haciendo, tocar a las personas desamparadas», señala el artista, que donó la escultura a los Archivos Vaticanos. Hoy, el Consejo Pontificio Justicia y Paz está a la espera de la aprobación del Ministerio de Cultura italiano para instalar al Homeless Jesus de forma permanente entre la plaza Pía y la avenida de la Conciliación, cerca del castillo de Sant’Angelo.

Tras la bendición del Papa, la escultura se hizo viral en las redes sociales y un mecenas estadounidense llamó al autor para patrocinar otros doce moldes. Tres años después, el autor ha donado las réplicas a diferentes lugares del mundo, como Cuba, Australia, India, Irlanda, varias ciudades de Estados Unidos y, desde hace varias semanas, la catedral de la Almudena de Madrid.

El domingo, 29 de mayo, antes de la solemne celebración de la Misa del Corpus Christi, monseñor Osoro bendijo la estatua, ubicada en el lateral de la plaza de san Juan Pablo II, en la calle Bailén. «Además de inspirar a la gente a ser caritativa, puede que el mayor valor que posea esta escultura sea que la persona que duerme en el banco se vea reflejada en Jesucristo», dice de ella su autor.