El Papa sobre el aborto: «¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?» - Alfa y Omega

El Papa sobre el aborto: «¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?»

Francisco responde a las mujeres de las villas miseria que solicitaron su apoyo contra los intentos de legalizar la práctica del aborto en Argentina

Redacción
Foto: Vatican News – AFP

En una carta autógrafa con fecha del 22 de noviembre, el Papa Francisco ha reiterado la importancia de proteger la vida contra los intentos de legalizar la práctica del aborto en Argentina. La carta del Pontífice, dirigida a la diputada Victoria Morales Gorleri, responde a la misiva enviada al Papa por un grupo de madres de las villas miseria que luchan por la protección de los no nacidos, especialmente en los barrios populares de Buenos Aires. En particular, las firmantes de la carta pidieron el apoyo de Francisco en su compromiso contra la legalización del aborto, actualmente muy debatida en el país.

En su respuesta, que ha hecho pública Vatican News, el Pontífice da las gracias «de corazón» a las mujeres de las villas y expresa su admiración «por su trabajo y su testimonio», animándolas a seguir adelante. «La patria está orgullosa de tener mujeres así», asegura el Pontífice, subrayando que «sobre el problema del aborto» hay que tener presente «que no es un asunto primariamente religioso sino de ética humana, anterior a cualquier confesión religiosa».

Por esta razón, el Papa reitera que «hace bien hacerse dos preguntas: ¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?».

Contra las mujeres pobres

En su misiva, las mujeres de las villas miseria expresaban sus quejas al Papa sobre todo porque el proyecto de ley sobre el aborto ha sido presentado por muchos sectores como una solución fácil para las adolescentes que viven en la periferia y se enfrentan a embarazos inesperados. «Nos invadió un frío terror de solo pensar que ese proyecto va dirigido a las adolescentes de nuestros barrios», escriben las mujeres, pues está orientado «a cultivar la idea de que el aborto es una posibilidad más dentro del abanico de métodos anticonceptivos y que las principales usuarias debemos ser las mujeres pobres». 

«Nuestra voz, como la de los niños por nacer, nunca es escuchada», insisten las mujeres. «No nos quieren escuchar, ni los legisladores ni los periodistas. Si no tuviéramos a los curas villeros que levantan la voz por nosotros estaríamos aún más solas», denuncian. «Nuestras hijas adolescentes y las futuras generaciones van creciendo con la idea de que nuestra vida es la no deseada y que no tenemos derecho a tener hijos por ser pobres», concluyen, en un llamamiento final en el que solicitaban su apoyo al Pontífice «para que nos ayude haciendo oír nuestra voz».