El Papa se acerca por sorpresa a la Marcha por la Vida en Italia

Este domingo, Roma acogía la Marcha por la Vida italiana, centrada este año en la campaña de recogida de firmas One of us, que se lleva a cabo en varios países europeos, incluido España. Entre los asistentes a la Marcha, había uno muy especial: el Papa Francisco se acercó en papamóvil hasta la Via de la Conciliazione para saludar personalmente a los 40.000 manifestantes. Antes del rezo del Regina Coeli, el Papa apoyó tanto la Marcha como la iniciativa europea One of us

María Martínez López

Este domingo, Roma acogía la Marcha por la Vida italiana, centrada este año en la campaña de recogida de firmas One of us, que se lleva a cabo en varios países europeos, incluido España. Entre los asistentes a la Marcha, había uno muy especial: el Papa Francisco se acercó en papamóvil hasta la Via de la Conciliazione para saludar personalmente a los 40.000 manifestantes. Antes del rezo del Regina Coeli, el Papa apoyó tanto la Marcha como la iniciativa europea One of us

El Papa Francisco volvió a sorprender el domingo pasado al acercarse por sorpresa hasta la Marcha por la Vida, que se celebraba en Roma. El Santo Padre llegó en papamóvil para saludar a los participantes, a través de un pasillo de seguridad que se había preparado desde la Plaza de San Pedro hasta la Via de la Conciliazione. La Marcha había partido a primera hora de la mañana del Coliseo, y durante dos horas recorrió la Ciudad Eterna hasta llegar, a las 11.30, al Castillo de Sant’Angelo.

«La bienvenida del Papa Francisco represente el reconocimiento más alto hacia la iniciativa, y la confirmación de la sensibilidad del Papa por los principios no negociables, comenzando con el derecho a la vida», afirmaron los organizadores.

La Marcha por la Vida de este año volvió a batir récords: fueron 40.000 las personas que acudieron, desde toda Italia, para participar en este acto reivindicativo. La cifra contrasta con los apenas mil manifestantes de 2011, que el año pasado ya subieron a 15.000.

La Iglesia, con One of us

Este año, el programa estaba especialmente centrado en la campaña One of us, que pretende recoger un millón de firmas en toda la Unión Europea para pedir que no se financie la investigación con embriones. Durante todo el fin de semana, la campaña fue protagonista también en las parroquias italianas, donde, estos días, se recogieron firmas de apoyo.

También se hizo mención a esta campaña durante el encuentro que, el viernes pasado, mantuvo el Papa con la cúpula del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE). En una rueda de prensa posterior, su Vicepresidente, el cardenal Angelo Bagnasco, afirmó que es «un gesto concreto y positivo para que la conciencia de Europa no se pierda en cuanto a los valores fundamentales en el reconocimiento de la defensa y la promoción de la vida humana en todas sus formas y fases».

En España, el obispo auxiliar de Madrid, monseñor Fidel Herráez, escribió hace pocas semanas a todas las parroquias y realidades eclesiales de la archidiócesis para invitarlas a implicarse también en esta campaña.

El Papa pide respeto a la vida desde la concepción

El apoyo del Papa a la defensa de la vida se repitió durante el Regina Coeli. Antes de la oración mariana, saludó a los manifestantes e invitó a todos «a mantener viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto por la vida humana desde el momento de su concepción». Dentro de este saludo, volvió a hacer referencia explícita a Uno de nosotros. Por último, convocó a «aquellos que defienden el carácter sagrado de la vida humana» a participar en la Jornada Evangelium Vitae, que se celebrará en el Vaticano los días 15 y 16 de junio, dentro del programa del Año de la fe.

En la Marcha participaron también representantes internacionales, como Jeanne Monahan, Presidenta de la Marcha por la Vida de Estados Unidos, o Lila Rose, famosa por sus investigaciones con cámara oculta en clínicas abortistas. También acompañó la Marcha, durante todo su recorrido, el cardenal Raymond Leo Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, que también presidió, el día anterior, una adoración eucarística.

María Martínez López

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Texto completo de las palabras del Papa durante el rezo del Regina Coeli«]

Queridos hermanos y hermanas:

Al término de esta celebración, deseo saludar a todos ustedes que han venido a rendir homenaje a los nuevos Santos, de modo particular a las Delegaciones oficiales de Italia, de Colombia y de México.

Que los mártires de Otranto ayuden al querido pueblo italiano a mirar con esperanza el futuro, confiando en la cercanía de Dios que jamás abandona, incluso en los momentos difíciles.

Que por intercesión de Madre Laura Montoya, el Señor conceda un nuevo impulso misionero y evangelizador a la Iglesia, y que, inspirados en el ejemplo de concordia y reconciliación de esta nueva Santa, los amados hijos de Colombia continúen trabajando por la paz y el justo desarrollo de su Patria.

En las manos de Santa Guadalupe García Zavala ponemos a todos los pobres, los enfermos y a cuantos los asisten, y encomendamos a su intercesión a la noble Nación mexicana, para que desterrada toda violencia e inseguridad, avance cada vez más por el camino de la solidaridad y la convivencia fraterna.

Además, me alegra recordar que ayer en Roma ha sido proclamado beato el sacerdote Luigi Novarese, fundador del Centro voluntarios del Sufrimiento y de los Silenciosos Obreros de la Cruz. Me uno a la acción de gracias por este sacerdote ejemplar, que ha sabido renovar la pastoral de los enfermos haciéndolos sujetos activos en la Iglesia.

Saludo a los participantes en la Marcha por la Vida que tuvo lugar esta mañana en Roma e invito a mantener viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto por la vida humana desde el momento de su concepción.

A este propósito, me agrada recordar también la recogida de firmas que hoy se realiza en muchas parroquias italianas, a fin de sostener la iniciativa europea Uno de nosotros, para garantizar protección jurídica al embrión, tutelando a todo ser humano desde el primer instante de su existencia.

Un momento particular para aquellos que defienden el carácter sagrado de la vida humana será la Jornada del Evangelium Vitae, que tendrá lugar aquí en el Vaticano, en el contexto del Año de la fe, los próximos 15 y 16 de junio.

[/w8_toggle]