El Papa recuerda a los teólogos «la necesidad de construir puentes y no muros» - Alfa y Omega

El Papa recuerda a los teólogos «la necesidad de construir puentes y no muros»

Desde este jueves y hasta el domingo se dan cita en la heterogénea ciudad de Sarajevo medio millar de teólogos y teólogas, para participar en la tercera conferencia mundial sobre ética teológica. El Papa Francisco ha enviado a los participantes un extenso mensaje en el que recuerda «la necesidad de construir puentes y no muros»

Cristina Sánchez Aguilar

El lugar de celebración no es baladí. «Sarajevo es una ciudad de gran valor simbólico para el camino de la reconciliación y el establecimiento de la paz». Por eso, es ejemplo de «ciudad de puentes». Y por eso el Papa recuerda a los participantes en esta reunión, que tiene lugar en un paraje tan emblemático, «la necesidad de construir, en un ambiente de división, nuevos caminos de cercanía entre los pueblos, las culturas, las religiones, las visiones de la vida y las orientaciones políticas».

Es «necesario construir puentes, no muros», advierte el Pontífice en su misiva, y aclara que «sin renunciar a la prudencia, estamos llamados a reconocer cada signo y utilizar toda nuestra energía para eliminar los muros de división y construir puentes de fraternidad en todo el mundo».

En el texto, leído a los participantes por el nuncio en Bosnia-Herzegovina, el Papa agradece que la reunión ponga en un lugar central el desafío ecológico, «ya que algunos de sus aspectos pueden crear graves desequilibrios, no solo en términos de la relación entre el hombre y la naturaleza, sino también entre las generaciones y los pueblos». Este desafío, tal como recalca la encíclica Laudato si, «no es uno de muchos, sino el contexto más amplio para una comprensión tanto de la ética ecológica como de la ética social».

El Papa también alaba su preocupación «por la cuestión de los migrantes y de los refugiados», que ha de suscitar un cambio «en la manera de concebir las cosas que puede fomentar la reflexión ética y teológica, incluso antes de inspirar actitudes pastorales adecuadas y políticas responsables».

Necesidad de líderes renovados

En este escenario «complejo y exigente», como lo de fine Francisco, «se necesitan personas e instituciones capaces de asumir un liderazgo renovado». Lo que no es necesario es «lanzar consignas que a menudo están vacías». Se necesita «un liderazgo capaz de ayudar a encontrar y poner en práctica una manera justa para vivir en este mundo y compartir un destino común».

Respecto a la intención de los teólogos de hacer una contribución específica a la ética teológica, el Papa destaca su propuesta de crear una red entre personas y continentes «con diferentes expresiones y modalidades que puedan dedicarse a una reflexión ética en clave teológica, en un esfuerzo para encontrar recursos nuevos y efectivos». Además de un análisis adecuado, con estos recursos «se pueden movilizar las energías para una práctica compasiva y atenta a las situaciones humanas trágicas, preocupada por acompañar estas situaciones con cuidado misericordioso». Para tejer esta red, añade, «es urgente también que construyan puentes entre ustedes».

Concluye recalcando que «esto no significa apostar por la uniformidad de los puntos de vista, sino buscar con sinceridad y buena voluntad una convergencia de propuestas, en una apertura dialógica y en la discusión de diferentes perspectivas».