El Papa reconoce las virtudes heroicas de la madrileña Alexia González Barros - Alfa y Omega

El Papa reconoce las virtudes heroicas de la madrileña Alexia González Barros

Alexia aceptó sin perder la sonrisa el dolor que le causaba su enfermedad. Sus últimas palabras fueron: «Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras»

Redacción

El Papa Francisco firmó este jueves el decreto que reconoce las «virtudes heroicas» de la española Alexia González-Barro, que falleció en 1985 a los 14 años por un tumor en la columna.

La joven nació en Madrid el día 7 de marzo de 1971. Era la hija menor de siete hermanos, dos de los cuales habían fallecido antes de que ella naciera, y sus padres, Francisco y Moncha, pertenecían al Opus Dei.

En febrero de 1985, se le descubrió un tumor maligno que la dejó paralítica en muy poco tiempo y murió en la clínica universitaria de Navarra.

Según sus familiares, Alexia aceptó sin perder la sonrisa el dolor que le causaba su enfermedad. Sus últimas palabras fueron: «Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras».
La causa de beatificación de González-Barro fue iniciada por la diócesis de Madrid el 14 de abril de 1993 y llegó a Roma el 30 de junio.

Leucemia fulminante

Similar a la de Alexia es la historia de Carlo Acutis, que falleció en 2006 a los 15 años de edad a causa de una leucemia fulminante. Su madre, Antonia Acutis, explicó un año después de su muerte que «poco antes de morir ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia. La heroicidad con la que ha afrontado su enfermedad y su muerte han convencido a muchos de que verdaderamente era alguien especial. Cuando el doctor le preguntaba si sufría mucho, contestó: “¡Hay gente que sufre mucho más que yo!”».

Según quienes lo conocieron, la fuente de esta madurez y fortaleza en la fe era su devoción eucarística. Cada día intentaba ir a Misa y después se quedaba un rato rezando ante el Santísimo. Llamaba a este sacramento «mi autopista hacia el Cielo». Esta frase sirvió de título a la biografía publicada tras su muerte. Era, además, su secreto para evitar lo que según él le pasaba a muchas personas: que «nacen como originales pero mueren como fotocopias».

Otro rasgo suyo que suscitaba admiración era su interés por los demás, que se manifestaba en la ayuda a sus amigos, su interés por los extranjeros y los mendigos y su voluntariado con niños y ancianos.

La mirada trascendente de Carlo se combinaba en él con un gran talento para la informática. Leía textos de ingeniería informática, y dejaba estupefactos a los profesionales. En relación con esto, le interesaba también el montaje de películas, la creación de sitios web y la redacción y maquetación de periódicos.

Otros dos italianos

Junto a Alexia y Carlo, el Papa también ha firmado las virtudes heroicas del siervo de Dios Pietro Di Vitale, laico italiano de Castronovo di Sicilia (Italia) que falleció a los 24 años de edad; y del siervo de Dios Giorgio La Pira, también en Italia; nacido en Pozzallo (Italia) el 9 de enero de 1904 y fallecido en Florencia (Italia) el 5 de noviembre de 1977.

Efe / Redacción