El Papa llama a un sacerdote navarro por un texto sobre la Navidad - Alfa y Omega

El Papa llama a un sacerdote navarro por un texto sobre la Navidad

Se trata de Javier Leoz, el parroco de San Lorenzo, templo en el que se encuentra la Capilla de San Fermín

José Calderero de Aldecoa
Javier Leoz. Foto: Iglesia en Navarra

Javier Leoz ya lo había vivido con la festividad de san Fermín. «Se decía que como no había fiestas, pues tampoco se celebraba al santo. ¿Cómo que no?, contestaba yo. El santo está por encima de todo», asegura el párroco de San Lorenzo, templo en el que se encuentra la mítica Capilla de San Fermín.

Por eso, aquel día el sacerdote navarro llegó a casa un tanto indignado. Había leído un artículo titulado Este año no habrá Navidades y no estaba para nada de acuerdo. «El periodista decía que por la situación de luto, de enfermedad, por el distanciamiento social, pues no va a haber reuniones familiares, ni nochevieja, ni cotillón, así que se suspenden las navidades», resume el sacerdote para Alfa y Omega.

«Eso es imposible. ¿Cómo que no hay Navidad? Dios está por encima de nuestra parafernalia y de nuestros estereotipos, a veces tan falseados, de la Navidad», asegura Leoz, que entonces se sentó delante del ordenador y escribió un texto en el que «fui refutando cada punto». El sacerdote utilizó la poesía para contrarrestar lo que el periodista presentaba como drama: «Lo que para ti es un drama, yo lo pongo en las manos de Dios; ante la soledad de la que hablas necesitamos la Navidad para que Dios inunde nuestras soledades, nuestras penas…»

Tras el punto y final, el párroco colgó el texto en Facebook y se hizo tan viral que le terminó llegando al mismo Papa Francisco. «Lo compartió una página con medio millón de seguidores y el artículo se empezó a compartir por todo el mundo».

Tres llamadas perdidas del Papa

Días después de subir el texto a internet, Javier Leoz recibió hasta tres llamadas de un número oculto. No contestó. «No suelo descolgar el teléfono cuando me llaman con número oculto por prevención personal y por prudencia», asegura el sacerdote a este semanario.

Sin saberlo, el párroco de San Lorenzo estaba dejando colgado al mismísimo Papa Francisco, al que le había gustado tanto la reflexión sobre la Navidad en la época de la COVID-19 que decidió llamar en persona –bajo número oculto– al sacerdote navarro.

La situación cambió después de que este sábado el presbítero recibiera un aviso desde Madrid, de un enlace, «que me daba las gracias por el texto». También «me informaba de que había llegado a las manos del Santo Padre y que me lo quería agradecer en persona, pero que no había tenido oportunidad porque nunca cogía el teléfono».

Disculpa de Leoz

Ante el plantón, Leoz quiso disculparse con el Pontífice. «Que no piense que soy un descortés y que estoy todo el día en la calle sin contestar al teléfono». Entonces, redactó unas 15/20 líneas en las que, «básicamente, me presentaba, le decía que había nacido cerca del castillo de Javier, regentado por los jesuitas, y le decía que sentía muchísimo no haber contestado a las llamadas. A la próxima, contestaría».

Tan solo una hora después de mandar la disculpa a través del enlace en Madrid, en la pantalla del móvil de Leoz volvió a aparecer un número oculto. Era el Papa de nuevo, aunque al principio «me puse un poco en guardia, pues tengo varios compañeros un tanto bromistas….». Pero no. «’Soy el Papa Francisco. ¿Qué tal estás?’, me dijo nada más empezar», cuenta

La oración del Papa

Acto seguido, explica Leoz, le dijo: «Te quiero agradecer ese gran texto que has hecho, que lo he llevado a mi oración personal. Me gusta cómo piensas en ese texto. Este año las Navidades van a ser más purificadas que nunca. El consumismo nos ha arrebatado lo más sagrado y, este año, las cosas vuelven a su ser».

Por último, «me dijo que, como obispo de Roma, le encantaba llamar a sus sacerdotes y que bendecía mi parroquia». Asimismo, «me pidió que trasmitiese en las Misas de la tarde su bendición, también a mi diócesis y, por supuesto, a mi obispo».

A Javier se le quedó grabado incluso la duración de la llamada: «Dos minutos y 39 segundos», aunque es consciente de que «no me llama por mi labor, sino por este texto en concreto». Sin embargo, sí cree que esta llamada reconoce «a todos aquellos sacerdotes que están en la vanguardia y en la retaguardia, en primera línea, en los hospitales o fuera de ellos, llevando a cabo su labor de curas frente a la COVID-19», concluye.

Texto de Javier Leoz: ¿Que no habrá Naviadad?

¿QUE NO HABRÁ NAVIDAD?
¡Claro que sí!
Más silenciosa y con más profundidad
Más parecida a la primera en la que Jesús nació en soledad.
Sin muchas luces en la tierra
pero con la de la estrella de Belén
destellando rutas de vida en su inmensidad
Sin cortejos reales colosales
pero con la humildad de sentirnos
pastores y zagales buscando la Verdad.
Sin grandes mesas y con amargas ausencias
pero con la presencia de un Dios que todo lo llenará

¿QUE NO HABRÁ NAVIDAD?
¡Claro que sí!
Sin las calles a rebosar
pero con el corazón enardecido
por el que está por llegar
Sin ruidos ni verbenas,
reclamos ni estampidas…
pero viviendo el Misterio sin miedo
al «covid-herodes» que pretende
quitarnos hasta el sueño de esperar.
Habrá Navidad porque DIOS está de nuestro lado
y comparte, como Cristo lo hizo en un pesebre,
nuestra pobreza, prueba, llanto, angustia y orfandad.
Habrá Navidad porque necesitamos
una luz divina en medio de tanta oscuridad.
Covid19 nunca podrá llegar al corazón ni al alma
de los que en el cielo ponen su esperanza y su alto ideal

!HABRÁ NAVIDAD!
¡CANTAREMOS VILLANCICOS!
!DIOS NACERÁ Y NOS TRAERÁ LIBERTAD!