El Papa Francisco habla por teléfono con los refugiados cristianos de Iraq

El Santo Padre, la víspera de Navidad, llamó por sorpresa al campo de refugiados de Ankawa, en Iraq, donde decenas de cristianos se disponían a celebrar la Navidad. La conversación fue retransmitida en directo por Tv2000, el canal de televisión de los obispos italianos. El sacerdote del campo de refugiados hacía de traductor al árabe. «Vosotros sois como Jesús la noche de su nacimiento, para Él no había sitio y Él fue expulsado y tuvo que huir a Egipto para salvarse», les dijo el Papa Francisco

Colaborador

El Santo Padre, la víspera de Navidad, llamó por sorpresa al campo de refugiados de Ankawa, en Iraq, donde decenas de cristianos se disponían a celebrar la Navidad. La conversación fue retransmitida en directo por Tv2000, el canal de televisión de los obispos italianos. El sacerdote del campo de refugiados hacía de traductor al árabe. «Vosotros sois como Jesús la noche de su nacimiento, para Él no había sitio y Él fue expulsado y tuvo que huir a Egipto para salvarse», les dijo el Papa Francisco

Los cristianos refugiados en Ankawa, Erbil, en Iraq, recibieron una inesperada llamada telefónica. El Papa Francisco les llamó para felicitarles personalmente la Navidad y comparó su situación con la del Niño Jesús obligado a huir a Egipto.

La conversación telefónica se transmitió en directo por Tv2000, televisión de los obispos italianos. Las palabras del Pontífice eran traducidas al árabe, también en directo, por un sacerdote del lugar.

«Buenas tardes, os saludos a todos vosotros en esta tarde de Navidad. Buenas tardes a vosotros que estáis preparados para celebrar la Misa. Me uno a todos vosotros, os abrazo a todos vosotros y os deseo una santa Navidad», dijo el Papa Francisco. Después de dejar un silencio para que el sacerdote pudiera traducir al árabe, el Papa Francisco continuó, haciendo una comparación entre los cristianos de Iraq y el Niño Jesús: «Vosotros sois como Jesús la noche de su nacimiento, para Él no había sitio y Él fue expulsado y tuvo que huir a Egipto para salvarse. Vosotros esta tarde sois como Jesús y yo os bendigo mucho y estoy cerca de vosotros. Pensad que sois como Jesús en esta situación y esto hace que rece aún más por vosotros». Así, pues, el Pontífice expresó su cercanía: «Queridos hermanos y hermanas os estoy cercano, muy cercano esta noche. Estoy cerca de vosotros con todo el corazón y pido a Jesús que os acaricie con su ternura y a la Virgen que os dé mucho amor. Os estoy muy cercano».

L’Osservatore Romano