El Papa exige la liberación del padre Tom, de Yemen - Alfa y Omega

El Papa exige la liberación del padre Tom, de Yemen

El Papa ha pedido que se libere a todas las personas secuestradas en lugares de conflicto, y ha recordado al sacerdote salesiano que fue secuestrado en el mismo asalto en que Al Qaeda asesinó a cuatro Misioneras de la Caridad

Redacción

El Papa ha pedido que se libere a todas las personas secuestradas en lugares de conflicto, y ha recordado al sacerdote salesiano que fue secuestrado en el mismo asalto en que Al Qaeda asesinó a cuatro Misioneras de la Caridad. Además, L’Osservatore Romano ha dado a conocer su encuentro del sábado con un grupo de exprostitutas y transexuales

El Papa ha exigido este domingo la liberación de todas las personas secuestradas en zonas de conflicto armado y, en concreto, ha recordado al sacerdote salesiano Thomas Uzhunnalil, conocido ya como el padre Tom. Se trata del misionero salesiano de nacionalidad india, que desapareció el pasado 4 de marzo tras la masacre perpetrada por terroristas de Al Qaeda en el convento de las Misioneras de la Caridad en Aden, Yemen, donde servía como misionero desde el 2012. En el ataque fueron asesinadas cuatro religiosas de la congregación fundada por la Madre Teresa de Calcuta junto a casi una veintena de enfermos a los que cuidaban. Desde su secuestro, se han desatado toda clase de rumores en torno al destino del padre Tom, y por ello el Santo Padre ha reclamado su liberación inmediata.

«Renuevo mi llamamiento para la liberación de todas las personas secuestradas en zonas de conflicto armado», ha exhortado el Pontífice, tras el rezo del Regina Coeli, la oración que sustituye al ángelus en tiempo pascual y en la que ha pedido a todos los cristianos que anuncien que «Jesús ha resucitado de verdad».

Encuentro con exprostitutas y transexuales

Además, la edición dominical de L’Osservatore Romano ha dado hoy a conocer que el Papa saludó y abrazó calurosamente a un grupo de 50 exprostitutas y transexuales, provenientes de 10 países distintos, tras la catequesis jubilar del sábado, en la que reflexionó sobre la misericordia y la limosna y en la que utilizó un curioso símil con un filete empanado.

Según señaló el diario oficial de la Santa Sede, el Pontífice dio un «caluroso abrazo» a este grupo de víctimas de la trata, a las que asiste la asociación Rabbuní, dirigida por el sacerdote Daniele Simonazzi en Reggio Emilia (centro de Italia), y que desde 1995 se dedica a rescatar de la calle a mujeres y transexuales, la gran mayoría extranjeros.

«También las mujeres obligadas a prostituirse tienen algo lindo para compartir y para presentar al Papa. Tienen ganas de rezar con él, sobre todo por sus hijos», detallaron los portavoces del grupo al periódico de la Santa Sede.

Alfa y Omega/Europa Press