10.000 euros del Pontífice para los refugiados yemenitas en Corea del Sur - Alfa y Omega

10.000 euros del Pontífice para los refugiados yemenitas en Corea del Sur

El Papa ha donado 10.000 euros destinados a asistir los más de 500 refugiados procedentes de Yemen, acogidos en la isla surcoreana de Jeju

Redacción

El Papa ha donado 10.000 euros destinados a asistir los más de 500 refugiados procedentes de Yemen, acogidos en la isla surcoreana de Jeju

El dinero ha sido entregado a través del nuncio apostólico en el país, Alfred Xuereb, con la mediación del obispo Peter Kang Woo-il, conocido por la defensa de los derechos de los más de 500 refugiados procedentes de Yemen acogidos en la isla de Jeju.

El arzobispo Xuereb visitó la isla el pasado domingo para renovar el apoyo del Papa al prelado coreano. El representante pontificio se encontró con los refugiados yemenitas. «El objetivo de la visita era el de reiterar el apoyo del Papa Francisco al obispo, quien algunos días atrás ha publicado una carta pastoral sobre los 527 refugiados yemenitas llegados recientemente a Jeju, en perfecta armonía con las enseñanzas y los documentos sobre los refugiados del Santo Padre», explicó el nuncio apostólico en un comunicado de prensa.

«Rechazar a los refugiados es un crimen inaceptable para un cristiano»

Dar la espalda a los refugiados es un «crimen inaceptable para un cristiano». Es la crítica y, al mismo tiempo, el llamamiento a la acogida que hacía monseñor Peter Kang Woo-il, obispo de Jeju, a principios del mes de julio. A esta isla surcoreana, en cuestión de pocos meses, han llegado más de 500 yemenitas huyendo de la guerra, hecho que ha desencadenado polémica y controversias entre la población.

El prelado se dirigió a los fieles a través de una carta pastoral. En el texto, monseñor Kang recordaba a los coreanos que huyeron de la ocupación colonial japonesa: «Siete millones de coreanos se dispersaron por el mundo, dependiendo de la buena voluntad de los países donde viven ahora», subrayó el obispo. «¡Qué enfurecidos estaríamos nosotros si los miembros de nuestras familias que viven en otros países fuesen rechazados o expulsados!».

En la isla de Jeju la polémica en torno a la migración estalló con la llegada de más de 500 solicitantes de asilo procedentes de Yemen, que llegaron a través de un programa para la promoción del turismo, el cual permite entrar a Corea del Sur sin contar con el visado. Desde el 30 de abril, el Gobierno surcoreano impide a los yemenitas dejar la isla y viajar a otras zonas del país. Y desde junio Yemen ha sido incorporado a la lista de los once países cuyos ciudadanos están excluidos del ingreso libre de visado en Corea del Sur.

Lanzada el 13 de junio y presentada en la Oficina de Presidencia, la petición para rechazar a los refugiados yemenitas llegó a las 350.000 firmas en una semana.

Alfa y Omega