El Papa concede un Año Jubilar a las clarisas de Soria

Con ocasión de los 75 años de la exposición permanente del Santísimo en la iglesia del monasterio de Santo Domingo, el Papa Francisco ha concedido a las clarisas de Soria un Año Jubilar en el que se podrá ganar la Indulgencia plenaria. Será inaugurado el 11 de agosto, festividad de santa Clara

Alfa y Omega
Foto: Diócesis Osma-Soria

Con ocasión de los 75 años de la exposición permanente del Santísimo en la iglesia del monasterio de Santo Domingo, el Papa Francisco ha concedido a las clarisas de Soria un Año Jubilar en el que se podrá ganar la Indulgencia plenaria. Será inaugurado el 11 de agosto, festividad de santa Clara

Aquí el Amor es amado será el lema elegido para el Año Jubilar; es la frase que la venerable madre Clara –la abadesa de la comunidad que inició la adoración del Santísimo–, pronunciaba ante el grito de San Francisco de Asís quien, dolido por la indiferencia de muchos, repetía frecuentemente: «¡El Amor no es amado!». El encargado de abrir el Año Jubilar será el obispo de Osma-Soria, monseñor Abilio Martínez Varea. La posibilidad de ganar la indulgencia plenaria se prolongará hasta el 11 de agosto de 2018.

Desde el 11 de agosto de 1942, Jesús Eucaristía es adorado día y noche. Fue la entonces abadesa de la comunidad y hoy venerable, madre Clara Sánchez de la Concepción, quien vio la necesidad de tener expuesto permanentemente el Santísimo Sacramento en su comunidad de Hermanas Pobres de Santa Clara.

La iglesia de Santo Domingo de Soria permanece abierta desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche. «Son muchas las personas que en ese templo, ante la Eucaristía, encuentran paz y consuelo», dicen desde la diócesis de Osma-Soria. Durante el Año Jubilar se podrá ganar la indulgencia plenaria peregrinando a la iglesia de Santo Domingo, rezando allí ante Cristo Eucaristía, y cumpliendo las condiciones acostumbradas de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice.

Aprovechando este 75º aniversario, la comunidad desea «extender y fomentar la adoración y el amor a Jesús Sacramentado, y atraer muchas almas hacia Él para que puedan gozar y enriquecerse de la gracia jubilar», explican desde el monasterio. «Nosotras gozamos en los ideales que dejó madre Clara, declarada venerable el 3 de abril de 2014; ella vivió en este convento desde 1922 hasta 1973, año en que falleció repentinamente, y el Espíritu Santo infundió en ella un amor ardiente por Jesús Eucaristía y por volver a las fuentes del carisma clariano».

Un centenar de hermanas componen la comunidad, repartidas en cinco conventos: 54 en Soria (donde ingresará otra joven de Toledo en los próximos días), 14 en Valdemoro (Madrid), diez en Medinaceli, doce en Zimbabwe y seis en Mozambique (donde, en los últimos dos meses, han ingresado dos jóvenes mozambiqueñas).

Alfa y Omega