El Papa canonizará a la madrileña que fundó el primer sindicato obrero femenino en Bolivia - Alfa y Omega

El Papa canonizará a la madrileña que fundó el primer sindicato obrero femenino en Bolivia

Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (1889-1943), fundadora Hermanas Misioneras de la Cruzada Pontificia, fue una precursora del Concilio Vaticano II

Redacción

Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (1889-1943), fundadora de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, fue una precursora del Concilio Vaticano II

El Papa ha reconocido el milagro que consentirá canonizar a la beata española Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús. Beatificada en 1992 por Juan Pablo II, su canonización es muy esperada especialmente Bolivia, pues fue en este país donde desarrolló gran parte de su obra. El Papa Francisco aprobó el milagro que despeja definitivamente la proclamación de santidad en una audiencia que mantuvo el viernes con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato.

Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús nació en Madrid (España) el 10 de enero de 1889 y murió en Buenos Aires (Argentina) el 6 de julio de 1943. En 1908, ingresó en las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de México, hasta donde se había trasladado con su familia por motivos laborales. En 1912 fue destinada a Oruro, en Bolivia, donde se dedicó durante 12 años al cuidado de los ancianos.

El 16 de junio de 1925, dejó las Hermanitas para fundar la congregación, y en febrero de 1927 se declaró erigida canónicamente la congregación religiosa diocesana de las Hermanas Misioneras de la Cruzada Pontificia, con el objetivo –decía– de «emprender una cruzada de amor en torno a la Iglesia». La congregación, de espiritualidad ignaciana, recibió su aprobación definitiva en 1947, ya muerta Nazaria Ignacia, con el nombre de Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

A partir de la fundación de la orden, el trabajo de Nazaria Ignacia y de las primeras misioneras fue incansable y se desarrolló sobre todo en la periferia de Oruro y en las zonas mineras rurales.

Una de las hazañas de la española fue organizar en 1933 a las mujeres de los mercados y comercios orureños para formar el que fue el primer sindicato obrero femenino de Bolivia.

Desempeñó además una labor misionera en Uruguay, España y Argentina. En este último país falleció 1943. Sus restos fueron trasladados a Oruro en 1972 y desde entonces permanecen en esa ciudad boliviana, como  pidió la propia Nazaria Ignacia antes de morir.

Es considerada una precursora del Concilio Vaticano II, ya que postulaba que la Iglesia católica fuera al encuentro de la gente , destaca desde Bolivia el politólogo Carlos Cordero, devoto de la religiosa.

Otros decretos

– Entre los Decretos aprobados por el Papa, está también el que reconoce un milagro atribuido a la intercesión de la Sierva de Dios Alfonsa María Eppinger fundadora de la congregación de las Hermanas del Santísimo Salvador; nacida el 9 de septiembre de 1814, en Niederbronn, Francia, donde murió 31 de julio de 1867. Será proclamada beata.

– El milagro atribuido a la intercesión de la sierva de Dios Clelia Merloni, fundadora del Instituto de las Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús, nacida el 10 de marzo de 1861, en Forlí, Italia, y que murió el 21 de noviembre de 1930 en Roma. Será beata

– El milagro atribuido a la intercesión de la sierva de Dios María Crucificada del Amor Divino (María Gargani), fundadora de las Apóstoles del Sagrado Corazón, que nació el 23 de diciembre de 1892 en Morra Irpino, hoy Morra De Sanctis (Italia), y que murió en Nápoles el 23 de mayo de 1973. Será beata.

– El martirio de los siervos de Dios Pedro Claverie, de la Orden de los Frailes Predicadores, Obispo de Orán, y 18 compañeros religiosos y religiosas, asesinados en odio a la fe, en Argelia, desde 1994 a 1996. Serán beatificados sin necesidad del reconocimiento de un milagro atribuido a su intercesión.

Los monjes de Thibirine, entre los religiosos martirizados en Argelia

– El martirio de la sierva de Dios Verónica Antal, laica, de la Orden Franciscana Secular; que nació el 7 de diciembre de 1935 en Nisiporeşti (Rumania) y que fue asesinada en odio a la fe el 24 de agosto de 1958, en Hălăuceşti (Rumania).

-Las virtudes heroicas del siervo de Dios Ambrosio Grittani, sacerdote diocesano y fundador de las Oblatas de Benedicto José Labre; nacido en Ceglie del Campo (Italia), el 11 de octubre de 1907 y que murió el 30 de abril de 1051 en Molfetta (Italia). Es ya venerable.

– Las virtudes heroicas de la sierva de Dios Ana María Magdalena Delbrêl, laica, que nació en Mussidan (Francia) el 24 de octubre de 1904 y que murió en Ivry-sur-Seine (Francia) el 13 de octubre de 1964.

Efe/Vaticannews/Alfa y Omega