El obispo de Córdoba defiende en EE. UU. la catedral de la ciudad

«Cualquier persona preocupada por la libertad religiosa debería observar Córdoba con atención», aseveraba The Wall Street Journal tras escuchar a monseñor Demetrio Fernández

María Martínez López
El obispo y la delegación cordobesa con Nina Shea, directora del Centro de Libertad Religiosa del Instituto Hudson. Foto: Diócesis de Córdoba

«Cualquier persona preocupada por la libertad religiosa debería observar Córdoba con atención», aseveraba The Wall Street Journal tras escuchar a monseñor Demetrio Fernández

La batalla por defender la titularidad de la Iglesia sobre la catedral de Córdoba llegó el 8 de junio a dos millones de lectores estadounidenses a través de las páginas del periódico neoyorquino The Wall Street Journal. «¿Puede un Gobierno confiscar la propiedad de una Iglesia que la ha conservado y cuidado durante casi 800 años? –planteaba la periodista Charlotte Allen–. La respuesta indicará a dónde se dirige una España crecientemente secularizada. Cualquier persona preocupada por la libertad religiosa debería observar Córdoba con atención».

El artículo, que esboza los intentos de la izquierda andaluza y de entidades musulmanas por arrebatar el templo a la diócesis, es uno de los ecos que ha encontrado en Estados Unidos la visita la semana pasada de monseñor Demetrio Fernández. Invitado por el think tank Instituto Hudson, el obispo de Córdoba ha tomado esta visita como una oportunidad de lanzar a nivel internacional una campaña en defensa del templo. La diócesis de Córdoba acomete esta iniciativa después de que su postura haya recibido el apoyo explícito del Papa Francisco; del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, y de diversos órganos de diálogo interreligioso.

Durante su vista, monseñor Fernández mantuvo varios encuentros en el Instituto Hudson y en la Fundación Heritage, así como una reunión con el responsable de libertad religiosa del Departamento de Estado del país, Michael Kozak. En estas reuniones, calificó los intentos de expropiar la catedral cordobesa, y otros más recientes en varias ciudades como «un ataque a la libertad religiosa». «La comunidad católica de Córdoba tiene derecho, como toda comunidad católica en cualquier parte del mundo, a tener su propia catedral».

El obispo de Córdoba explicó cómo la Iglesia ha conservado la catedral desde que el rey Fernando III se la entregó tras reconquistar la ciudad en 1236. Esta labor de conservación y divulgación le ha merecido ser el monumento mejor valorado de Europa y el tercero del mundo, según la web TripAdvisor.

Durante las conversaciones, surgió la pregunta de quién apoya la campaña contra la catedral. «Hay indicios más que suficientes para concluir que el estado de Qatar lo está financiando», aseguraron al obispo de Córdoba algunos representantes diplomáticos en Estados Unidos, según informa ABC. Un despacho de abogados implicado en la campaña, por ejemplo, tiene sedes en Madrid y Londres, pero también en Doha, la capital catarí.

María Martínez López