El mundo emocional - Alfa y Omega

El mundo emocional

Título: El equilibro interior. Placer y deseo a la luz de la templanza; Autor: José Brage; Editorial: Rialp

José Francisco Serrano Oceja

Título: El equilibro interior. Placer y deseo a la luz de la templanza
Autor: José Brage
Editorial: Rialp

Vivimos en la época del retorno de las emociones y de las pasiones. Se trata de una auténtica moda intelectual. Vivimos entregados a los afectos como fuerzas que condicionan nuestra forma de comprender y de comportarnos. Ahora se habla del ascenso del hombre-emocional; se comentan los neurothrillers y en el cine se desarrolla la participación sentimental de los espectadores. Estamos, por tanto, inmersos en el giro afectivo de nuestro tiempo, que acaba con los dualismos entre razón y corazón y entroniza los deseos. Hay quien ha escrito que la filosofía, con su preocupación por la virtud y la buena vida, ha sido derrotada por la psicología, la neurociencia, la economía y la comunicación.

Por eso es, si cabe más que antes, urgente un estudio sobre la virtud de la templanza con un lenguaje asequible y coloquial. Una pedagogía llena de ejemplos de la vida cotidiana y de aplicaciones prácticas. Un libro para quienes con frecuencia se enfrentan a preguntas como: ¿Las pasiones son buenas o malas? ¿Por qué tengo que vivir la moderación en lo que me gusta, si no hace daño a nadie? ¿No es antinatural negarse un placer? ¿Por qué siento esa tensión en mi interior entre lo que me apetece y lo que se que debería y –en el fondo– querría hacer? ¿Hay alguna forma de superar esa falta de libertad interior, que provoca tanta ansiedad? ¿Es el pudor un convencionalismo o algo natural? ¿Cuál es el papel de los sentimientos en la educación moral? ¿Por qué es necesario moderar la ira, la curiosidad, la obsesión por la fama y el quedar bien, el apego a lo material? ¿Cómo lograr el dominio del propio carácter?

Algunos otros temas que aparecen en este ilustrativo libro son el equilibrio interior, la paz interior, la paz con uno mismo y el gozar de las cosas buenas, saborear lo bueno, ser dueños de nosotros mismos, dueños de las energías que se contienen en nuestro corazón para encauzarlas y amar con más pasión, tener la mente despejada para pensar con claridad, para tomar las decisiones acertadas en nuestra vida. Con un tono siempre positivo, José Brage nos ofrece un argumentario para defender racionalmente algunos de los temas más controvertidos en nuestra sociedad, en relación con el placer, el deseo, el amor, la libertad y la felicidad. Cuestiones que conforman una antropología en equilibrio, no fragmentaria. H. Sienkiewicz describió el choque que suponía la llegada del mundo cristiano al mundo pagano en las dimensiones personales como pocos. En su novela Quo vadis? narra cómo el tribuno Vinicio descubrió las virtudes contemplando a la joven cristiana Ligia: «Al contemplar su perfil delicado, sus pestañas caídas lánguidamente, sus manos cruzadas sobre la rodilla, en medio de aquel ambiente de pureza y de humildad que la ordenaba, sintió Vinicio nacer en su alma de pagano la idea de que al lado de la belleza corporal, tal como la entendían los griegos y latinos, surgía otra nueva hermosura, casta y purísima, vivificada por un nuevo espíritu inmortal».

José Francisco Serrano