El Karol Wojtyla visita Alfa y Omega - Alfa y Omega

El Karol Wojtyla visita Alfa y Omega

«Alfa y Omega tiene algo que otros periódicos no tienen: habla de la Palabra de Dios». Eso y cómo diseñar una portada son dos de las cosas que aprendieron los alumnos de 5º del colegio Karol Wojtyla, de Seseña, cuando visitaron nuestra redacción

María Martínez López
El director de Arte, Francisco Flores, enseña a los alumnos la maqueta de la portada de ‘Alfa y Omega’ con la fotografía del grupo
El director de Arte, Francisco Flores, enseña a los alumnos la maqueta de la portada de Alfa y Omega con la fotografía del grupo. Foto: María Pazos Carretero

Verse en la portada de un periódico no es algo que ocurra todos los días. Es la suerte que han tenido los alumnos de 5º C del colegio Karol Wojtyla, de Seseña (Toledo). El 14 de febrero este grupo de niños visitó la redacción de Alfa y Omega. «Es un periódico religioso que sale con el ABC. Todos los jueves se imprimen 95.000 copias», contaban los chicos al salir, demostrando cómo se acordaban de casi todo lo que les habían explicado. «Lleva en funcionamiento 25 años, y no es casualidad» que haya durado tanto. «Tiene algo que no tienen los demás: habla de la Palabra de Dios, y hace una crítica de la actualidad desde una perspectiva cristiana».

Durante la visita, los alumnos, su maestro Pablo, y dos madres que los acompañaban pudieron conocer todas las oficinas de la redacción («nos la imaginábamos más grande», confiesa uno). También a los trabajadores. «El jefe, Rodrigo, nos explicó los distintos puestos de trabajo que había. Lo que hacía María, la fotógrafa, y también la otra María», que es redactora; es decir, escribe las noticias. En una redacción —les contó— es muy importante el trabajo en equipo, y que cada cual tenga un tema en el que está especializado, es decir, que le gusta y sobre el que sabe más que el resto.

Unas niñas con la portada de su visita al semanario
Unas niñas con la portada de su visita al semanario. Foto: María Pazos Carretero.

«Una redactora nos explicó de qué temas se podía hablar, cómo había que hacer para recoger toda la información y cómo contarla luego», recordaban los alumnos en los resúmenes que prepararon después de la visita. «En los periódicos hay una cosa que se llama la “pirámide invertida”, que significa que primero se cuenta lo más interesante y luego lo menos interesante». Es lo mismo que han intentado hacer ellos en sus ejercicios, compartiendo cada uno qué es lo que más les ha llamado la atención.

Cristina, la redactora jefe, les explicó que todos los periódicos tienen corresponsales por todo el mundo para enviarles noticias. En Alfa y Omega, estos corresponsales son muy especiales, porque en vez de periodistas son los misioneros que están en todos los países anunciando el Evangelio. «Ellos son los que mejor saben lo que pasa en cada país y los problemas que tiene la gente», les explicó.

Otra cosa que aprendieron es que para hacer una buena publicación no basta solo con tener textos muy bien escritos; también hay que ponerlos de forma bonita y atractiva en las páginas. Para eso María Pazos, la responsable de las fotos, «le pasa las mejores a Paco», que es el director de Arte y está encargado de diseñar las páginas. «Él las junta con el texto y pone el titular. Una de las cosas que me despertó más curiosidad fue saber que las fotos tienen que tener buena calidad, porque si no al publicarse podría verse borrosa», explican los chicos. Pero además de contárselo, pudieron verlo de primera mano: «Preparó una portada en la que salía una foto de grupo nuestra, con el titular “El colegio Karol Wojtyla visita Alfa y Omega”. Y nos dieron una copia a cada uno».

Un alumno con un artículo sobre boxeo, que tanto le gusta
Un alumno con un artículo sobre boxeo, que tanto le gusta. Foto: María Pazos Carretero.

Aunque para algunos el mejor momento fue la merienda «con galletas, zumos y leche». Alejandro recuerda con especial ilusión ese momento, cuando se dio la vuelta y «vi un banquete detrás de mí. Yo tenía mucha hambre y me comí todas las galletas de chocolate».