El Gobierno planea que el Valle de los Caídos sea un cementerio civil

El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática aprobado por el Consejo de Ministros prevé que los benedictinos salgan del lugar

Redacción

El Gobierno planea «resignificar el Valle de los Caídos» para convertirlo en un cementerio civil protegido por Patrimonio Nacional y en el que las «30.000 víctimas de los dos bancos tengan paz y respeto», ha avanzado la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. También ha anunciado que la fundación de los benedictinos presente en el Valle «se extinguirá automáticamente», informa Europa Press.

Calvo, que ha presentado el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros, ha dicho que esa «resignificación» se hará en el futuro y está aún por estudiar. «De momento, se convertirá en un verdadero cementerio civil, de respeto y de paz de todas las víctimas que son de los dos bandos», ha afirmado.

Sobre la presencia de la fundación de los benefictinos, ha agregado que «ya no tiene ningún sentido en relación al nuevo objetivo del Valle de los Caídos en términos de memoria democrática». De hecho, ha dicho que es incompatible con la resignificación del lugar.

«La fundación de los benedictinos se extinguirá automáticamente, no está en el objetivo de los fines en los que va a estar el Valle de los Caídos y, entre tanto, hasta que se produce la extinción, habrá un régimen transitorio que regularemos mediante decreto y llevaremos al paraguas de protección y decisión del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, el responsable del Valle de los Caídos», ha subrayado Calvo.

Entre las novedades de la ley, destinada fundamentalmente a exhumar, identificar y reparar a las víctimas, está la futura conmemoración de dos fechas: el 31 de octubre, fecha en que se aprobó el proyecto de Constitución española de 1978 en el Congreso de los Diputados y el 8 de mayo como efeméride para recordar a quienes lucharon contra el nazismo y el fascismo.

Calvo también ha avanzado que se cambiará el nombre el Panteón de Hombres Ilustres, donde las mujeres están «desaparecidas», por el de Panteón de España, y se le dará relevancia enterrando en él a personalidades ilustres. La vicepresidenta ha hecho una encendida reivindicación de Clara Campoamor, la impulsora del voto femenino en España, porque «se le debe la aplicación exacta y precisa de la soberanía popular».