El cineasta Ángel Pérez Guerra: «Cien madres han dado a luz gracias a La O de Triana» - Alfa y Omega

El cineasta Ángel Pérez Guerra: «Cien madres han dado a luz gracias a La O de Triana»

ENTREVISTA / La asociación Provida de Mairena del Alcor (Sevilla) celebró la semana pasada su XXIX Semana de la Vida. En ella participó, entre otros, el cineasta novel Ángel Pérez Guerra, autor del corto En el último minuto. Con su opera prima, Pérez Guerra ha querido lanzar un mensaje positivo sobre la maternidad, incluso inesperada, y mostrar la labor que se hace desde la Iglesia para ayudar a las madres

María Martínez López

Más de 200 personas participaron, a lo largo de la semana pasada, en la XXIX edición de la Semana de la Vida que organiza cada año la asociación Provida de Mairena del Alcor. La Semana se clausuró este domingo con un acto sencillo en el que se entregó el pin pies preciosos número medio millón a María López Guillén, que fue Presidenta de la asociación hasta el año 2000. Este pin, que representa los pies de un niño no nacido de diez semanas de gestación, es el símbolo universal del movimiento provida, y Provida Mairena es la encargada de distribuirlos en España. La asociación justificó la entrega de este honor a López Guillén porque, sin tener una gran formación académica, «es una todoterreno. Siempre tiene presente la lucha y el trabajo en pro de la vida de los más débiles e inocentes no sólo en actos propios de la asociación, sino en su vida diaria».

Durante la Semana, además, Mairena ha acogido sendas conferencias del obispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, y del doctor y activista Jesús Poveda, creador de las escuelas de rescate; una mesa redonda sobre Proyecto Raquel, de sanación post-aborto; una Misa y un Via Crucis por las víctimas del aborto, además de varias proyecciones: la película Un Dios prohibido, y el corto En el último minuto y el documental La O, esperanza y vida, ambos del sevillano Ángel Pérez Guerra.

En el último minuto, y el documental que lo acompaña, son fruto de una inquietud de muchos años de Pérez Guerra. Este periodista soñaba con convertirse en director de cine y dedicar al aborto su primera obra, y lo ha conseguido casi 40 años después. En esta entrevista, explica a Alfa y Omega el origen del corto, en el que han participado gratuitamente 80 personas y que refleja la gran labor que realizan los cristianos a través de Provida y también de algunas Hermandades.

¿Cuál fue el origen de En el último minuto?
El aborto, o mejor dicho, la necesidad de acabar con él y darle siempre una oportunidad a la vida, ha sido para mí una obsesión desde su despenalización. Siempre he pensado que en la vida pública española había una cuestión previa, ésta, y que todo lo demás debía venir después, porque sin el derecho a la vida no hay ningún otro. Por otro lado, mi vocación de director cinematográfico me viene desde los años de la adolescencia. Pero he sido periodista, y esta actividad laboral no me dejaba tiempo para cultivar la otra. De modo que cuando he cesado como profesional de la información y me he encontrado con tiempo, no lo he dudado. Me puse manos a la obra. Escribí un guión, me tuve que convertir en improvisado productor, y aquí está En el último minuto, una obra de 37 minutos que ha sido posible gracias a la colaboración de ochenta personas.

Al principio, sólo sabías que querías hacer una película sobre el aborto. ¿Cómo fue tomando forma, a partir de lo que ibas aprendiendo sobre la defensa de la vida?
Había un mensaje muy claro: ser madre es una fuente de felicidad para dos personas. Y ese principio tenía que encarnarse en una historia contada en imagen y sonido. La calidad era una premisa. No podíamos fallar en este primer intento de mostrar, en una historia de ficción con elementos documentales, la cara más positiva de la opción por la vida. El personaje central, como no podía ser de otra manera, vive una tormenta interior. Y de la catarsis nace la esperanza. Ése era el desafío. Teníamos los planos de la casa. Los ladrillos nos fueron llegando providencialmente. En la página web (www.enelultimominuto.com) se explica cómo.

Tú eres de Sevilla. ¿Qué labor hacen los católicos allí para defender a los niños no nacidos y apoyar a sus madres?
Yo creo que en Sevilla el catolicismo se vive, grosso modo, mediante dos fórmulas. Una sería la local, que son las hermandades y cofradías. En la película aparece, muy entretejida en la trama, la fórmula que desarrolla La O de Triana, por la que han pasado ya más de cien madres que han dado a luz a sus hijos con la ayuda de estos hermanos. Otra sería la de una fe más enfocada a lo universal, que también aparece en el film, aunque ya plenamente integrada en la lucha de Provida. Ambas deben complementarse, porque en esta labor no sobra nadie.

¿Qué esperas que pueda aportar En el último minuto al debate sobre el aborto?
Nuestra intención ha sido siempre mover los corazones, especialmente de aquellas mujeres en edad fértil que se vean emboscadas por las dificultades de unas circunstancias que parecer imponer el aborto como una obligación (¿a quién no le gusta ejercer un derecho?) Más que al debate de altura, que parece sumido en la hora más oscura -la que precede al alba- yo querría que esta película ayudara a decidirse por la vida a las jóvenes y no tan jóvenes que se ven sorprendidas por un embarazo y una maternidad con los que no se sienten capaces de cargar. Que vean en sus hijos a su mejor aliado; nunca a un enemigo. Y que no se sientan solas, porque no lo están.

¿Qué acogida ha tenido la película hasta ahora? ¿Tenéis algún plan para darle más difusión?
Ya desde el principio, me encontré con una riada de personas que parecían estar aguardando desde hacía mucho tiempo la invitación a participar en un proyecto así. Esto ya era un milagro. Tras año y medio de esfuerzo en un terreno desconocido para todos, porque nadie es profesional del cine, pudimos estrenarla en una sala de 500 butacas que casi estaba llena de un público entusiasta. Para mí, esto era un sueño imposible de alcanzar. Después, hemos hecho un reestreno en la Hermandad de La O y otro en Provida de Mairena del Alcor. El mecanismo para llegar lo más lejos que podamos es un DVD que intentamos difundir mediante otras proyecciones y que ha estado presente en las Jornadas La alegría del Evangelio, celebradas en la Plaza de San Francisco de Sevilla, gracias a Provida Sevilla y a su Presidenta, Rosa Ciriquián. Y desde luego, nuestro instrumento de comunicación es la página web, donde está el enlace con el trailer y el correo electrónico (info@enelultimominuto.com).

Ahora que la reforma del aborto ha pasado a la historia, ¿qué podemos hacer los católicos?
¡No desanimarnos jamás! No deponer nuestra actitud, que es lo que quieren los pusilánimes. Nuestra mirada no se queda, ni mucho menos, en el valle de lágrimas en el que algunos políticos han convertido la actualidad española. Miramos al Cielo, y el Parlamento de allí nos tiene prometido un mundo mejor si le votamos. Ese Parlamento, a diferencia de otros, cumple siempre, así que adelante. No retornar al pasado ni para tomar impulso. Como se indica en el rótulo inicial de la película, «la llamada de la vida es poderosa».