El cardenal Osoro visita a un piso tutelado para personas con enfermedad mental: «En esta sociedad nadie sobra»

Begoña Aragoneses

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, visitó en la tarde del miércoles 5 de febrero uno de los pisos tutelados que la Asociación de Iniciativas Sociales (AISS) tiene destinado a personas que sufren alguna enfermedad mental. Fue recibido por la fundadora y presidenta de la asociación, Ana Villota, y mantuvo un encuentro con pacientes usuarios de estos pisos, sus familiares y los profesionales que los atienden.

El purpurado les recordó la importancia de los cuidados a las personas que sufren e incidió en que «en esta sociedad nadie sobra, todos tenemos que ayudarnos». También quiso destacar la tarea llevada a cabo por AISS: «El mundo no se cambia por decreto, sino por acciones concretas, y vosotros estáis cambiando el mundo».

Prevención de suicidios

La presidenta de la asociación asegura que fue un encuentro «muy entrañable; fue una visita maravillosa, en la que disfrutaron muchísimo y en la que el cardenal nos dirigió palabras preciosas basadas en el cuidado, la vocación de servicio, en no dejar atrás a nadie…».

Los acogidos en los pisos y sus familias quisieron trasladarle sus testimonios de vida. La hermana de una de las pacientes le contó lo importante que ha sido para la familia que pasara de vivir en casa de sus padres, como una enferma, a ser independiente. Otras dos pacientes le explicaron cómo se han visto cuidadas y acompañadas por sus compañeros de piso durante el tratamiento de sendos cánceres que han padecido: «El cardenal destacó en relación a esto la importancia de la ayuda de unos a otros, y pudo apreciar el ambiente de familia que se crea en los pisos».

Esta visita se enmarca en el proyecto de sensibilización que AISS está llevando a cabo para romper el estigma que sufren las personas con enfermedades mentales con el lema Conecta con la vida, cuyo objetivo es la prevención del suicidio: «El 90 % de las personas que se suicidan padecen alguna enfermedad mental», explica Villota, que añade que el rechazo social es el principal escollo para que el propio enfermo pida ayuda. «No podemos estigmatizar a un amigo por una depresión o un trastorno maníaco depresivo. Por eso, nuestros pisos están en el centro de Madrid, en comunidades de vecinos, para que su vida esté totalmente normalizada», concluye.

Sobre AISS

Fundada en 1999, AISS ofrece viviendas tuteladas y ayuda a domicilio para favorecer la vida autónoma e independiente de los enfermos mentales y el respiro de sus familiares, que en muchos casos se ven expuestos a un sobreesfuerzo en su cuidado. Además, los pacientes y familiares pueden acceder a programas de orientación, información, y asesoramiento, talleres, club social y escuelas urbanas.

Infomadrid/B. Aragoneses