El arzobispo, en la última vigilia con jóvenes del curso: «Convenzamos por la fuerza de nuestro testimonio»

Rodrigo Pinedo

El arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro, presidió este viernes por la noche la última vigilia de oración con jóvenes del curso. El arzobispo recordó a los que ya están fuera de Madrid –de vacaciones, con sus familias, en campamentos y peregrinaciones, de misión, etc.–, y pidió al Señor que esté «cerca» de todos para «que sean capaces de abrir la vida a tu Persona» y «experimentar el gozo de tu cercanía»

En su meditación posterior, el prelado subrayó que el Evangelio de este domingo (Lucas 10,1-9) ayuda a descubrir «tres aspectos esenciales en la vida de un discípulo de Jesucristo», especialmente «en este tiempo».

Enviados, sí, pero no a cualquier misión

En primer lugar, incide en que «el Señor nos envía». «Nos está diciendo “poneos en camino”», porque «la mies es abundante y los obreros pocos». Cuando «a muchos les han robado la dignidad, les han robado las metas, la dimensión trascendente que todo ser humano tiene», hacen falta «hombres y mujeres que convenzamos por la fuerza de nuestro testimonio».

En segundo lugar, muestra que «somos enviados para llevar la paz de Nuestro Señor». «No llevéis, talega, ni alforja, ni sandalias, id con la única riqueza que es Cristo», porque «hace sentir al otro la cercanía del hermano, del que ayuda», añadió monseñor Osoro.

Y en tercer lugar, esta página del Evangelio invita a «construir la alegría del Reino». «Construyamos la alegría del Reino, demos la alegría del Reino de Dios», reiteró, con una mención especial a los más de 2.600 jóvenes madrileños que participarán en la JMJ de Cracovia a finales de mes.

La próxima vigilia de oración con jóvenes será el viernes 2 de septiembre.

Infomadrid / R.P.