El aborto y el futuro de la Unión Europea - Alfa y Omega

El aborto y el futuro de la Unión Europea

Alfa y Omega

En mayo, la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Europarlamento aprobó una resolución no vinculante en la que instaba a los Estados miembro a apoyar y promover el «acceso a los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos». El conocido como informe Matic, en alusión al eurodiputado socialista croata que lo promueve, ha saltado a la opinión pública porque ahora será llevado al Pleno y, entre otras cosas, contempla el aborto como derecho.

Que se le dé esta consideración –al igual que ya hacen, por cierto, legislaciones nacionales como la española– es un fracaso, y el hecho de que, excediéndose en sus competencias, la UE ataque las mayores restricciones de algunos países e incluso plantee considerar la objeción de conciencia como «una denegación de atención médica» denota un gran sectarismo. Esto es muy peligro porque, en palabras de Benedicto XVI, «cuando una sociedad se encamina hacia la negación y la supresión de la vida, acaba por no encontrar la motivación y la energía necesarias para esforzarse en el servicio del verdadero bien del hombre». Solo si acogemos la vida, como también recuerda Francisco, nos abriremos a un mejor futuro.