Diario de un loco. Terrible y atormentado. Lúcido y humano - Alfa y Omega

Diario de un loco. Terrible y atormentado. Lúcido y humano

Diario de un loco, magnífica representación en el Matadero Madrid hasta el 17 de noviembre, es una versión de Luis Luque y José Luis García-Pérez de uno de los cinco cuentos de Nicolai Gogol en Historias de San…

Colaborador

Diario de un loco, magnífica representación en el Matadero Madrid hasta el 17 de noviembre, es una versión de Luis Luque y José Luis García-Pérez de uno de los cinco cuentos de Nicolai Gogol en Historias de San Petersburgo. Un texto terrible y atormentado, y a la vez lúcido y humano, que habla de lo que somos y de cómo amamos. Crítica de María Molina

Aksenti Ivanovich Poprishchin, un funcionario de la burocracia zarista, nos muestra, a través de su diario íntimo, la rutina de su miserable trabajo, el amor que siente sobre la hija de su superior y la obsesión de creer que tiene sangre noble. Progresivamente, van surgiendo en su mente ideas que adoptan tintes delirantes. El carácter disparatado de las fechas llega a su punto álgido de modo extravagante cuando cree ser el mismo Rey de España. Luego acontece su internamiento, donde la experiencia del impacto de su locura con la dureza a la que es sometido adelanta su final.

Impresionante interpretación de José Luis García-Pérez con su monólogo tierno, conmovedor y sugerente. Todo está en su cabeza, pero conduce nuestra imaginación por la gran avenida Pushkin, por el despacho de su Director donde afila sus plumas, por su apartamento, por la prisión, por su inocencia, por su herido y sangrante corazón.

José Luis García-Pérez y Luis Luque, actor y director, se conocieron hace unos meses, cuando participaban en el montaje de El gran teatro del mundo, de Calderón. De nuevo coinciden en el Festival Fringe 2013, que este año se celebró en el Matadero Madrid, con este mismo montaje, durante 5 noches, en el tejado y contando con el atardecer de fondo. En estas funciones, el montaje cuenta con escenografía de Mónica Boromello, iluminación de David Hortelano (espacio onírico y poético, y a la vez un pabellón donde se interna a los locos) y vestuario de Paco Delgado (candidato al Óscar por su trabajo en Los miserables).

José Luis García-Pérez ha hecho un trabajo «personal, único y poético», y asegura que «parece que Gogol escribió la obra ayer mismo, y es sin duda el texto con las palabras más hermosas que he tenido que interpretar». Magnífico texto y magnífica interpretación. Actor y director han confesado: «huimos de presentar a un loco, y presentamos a un hombre necesitado de amor y que está falto de él». Y es que se trata de un personaje lleno de dignidad.

María Molina. @mmolinaleon