Cardenal O'Malley: «Los cristianos no somos ideólogos»

Rodrigo Pinedo
Foto: Universidad San Dámaso

«Queremos ser personas que traigan luz al mundo, no calor en forma de discusiones». Así lo ha asegurado el cardenal Seán O’Malley este miércoles, 5 de febrero, ante los numerosos presbíteros de Madrid que abarrotaban el Aula Pablo Domínguez de la Universidad San Dámaso.

En las III Jornadas de actualización pastoral para sacerdotes, dedicadas a la evangelización en la gran ciudad, el arzobispo de Boston ha valorado que «el liderazgo del Papa Francisco nos ha abierto muchas puertas para discutir la fe con tantas personas que han estado ignorando nuestro mensaje durante tantos años», y ha incidido en que los cristianos «no somos ideólogos», sino aquellos que «buscan ser Cristo para los demás».

Ha ilustrado cómo debe ser esta actitud integral aludiendo a dos temas que hacen correr ríos de tinta en Estados Unidos y en buena parte del mundo: el aborto y las migraciones. Después de recordar que los fieles de su diócesis consiguieron que no saliera adelante un referéndum en Massachusetts para «legalizar el suicidio asistido», ha apostado por comunicar el «Evangelio de la vida» de «manera simple y compasiva». «Nunca debemos abandonar nuestro compromiso con el no nacido, un ser humano precioso hecho a imagen y semejanza de Dios, pero debemos aprender a centrarnos más en la mujer en crisis –ha asegurado–. Solo podemos hablar al bebé salvando primero a la madre. Debemos escuchar con empatía para poder comunicar el Evangelio de la vida».

La misma empatía, ha explicado, es la que hay que tener con los migrantes «que arriesgan sus vidas para venir a una tierra extraña», que sufren toda clase de «privaciones» y al final saben que la Iglesia es «uno de los pocos lugares a los que pueden acudir». «La inmigración presenta hoy a cada católico la posibilidad de elegir entre ser el buen samaritano, el vecino compasivo, o dar la espalda a nuestros hermanos y hermanas», ha remarcado, rememorando que Estados Unidos se ha construido gracias a la inmigración.

Foto: Universidad San Dámaso

«La Iglesia defraudó a la gente»

Esta visión se debe, según ha deslizado de su intervención, a su larga experiencia como pastor en «un mundo cada vez más resistente al mensaje del Evangelio, incluso cuando es transmitido con pasión y elocuencia». Tras trabajar 20 años junto a «inmigrantes indocumentados» en Washington, adonde llegó por su conocimiento del español, fue obispo de varias diócesis seriamente afectadas por los abusos a menores. Poco después, en pleno «escándalo» y con toda la «atención mundial» puesta en Boston, fue elegido pastor de la diócesis en 2013. «Mi tarea era reconstruir la Iglesia en Boston», ha aseverado.

A pesar de que la mitad de la población se considera católica y de que es una zona joven, que cuenta con 400.000 universitarios y 80 universidades, detectó que los abusos eran una «fuerza para la desevangelización», con descenso acusado de la práctica religiosa, con muchos fieles que «se avergonzaban de su afiliación» por «el ridículo y la burla» que sufrían, y con una «situación económica de caída libre».

«La gente –ha reconocido– esperaba que sacerdotes y líderes de la Iglesia hicieran siempre lo correcto, y la Iglesia los defraudó». Su primer empeño fue reunirse «con cientos de sobrevivientes de abusos sexuales y sus familias», algo que fue «una gracia», y desde ahí «hemos instituido muchas nuevas políticas y procedimientos para tratar de asegurar que el mal del abuso sexual no vuelva a ocurrir».

En paralelo, según ha detallado el cardenal O’Malley, se pusieron a planificar cómo «revitalizar nuestras parroquias». Fruto de un largo trabajo de seis años, nació Discípulos en misión, que busca que los templos sean «un verdadero centro de evangelización» y «capacitar a los líderes» para la «nueva evangelización en sus comunidades»; al tiempo que se ha consolidado un «compromiso con la transparencia» y se apuesta por «los nuevos medios», como las redes sociales.

También se ha dado un impulso al Seminario y se ha abierto un Redemptoris Mater; se ha replanteado el Consejo Presbiteral, a fin de que sea «una caja de resonancia de todo el presbiterio»; se ha desarrollado un plan de formación para los sacerdotes en los primeros cinco años tras su ordenación, que son «los más difíciles», y se convocan numerosos encuentros porque «el aislamiento es un veneno para el sacerdote».

Foto: Universidad San Dámaso

Una mirada contemplativa sobre la ciudad

A la conclusión de la ponencia del cardenal O’Malley, ha cogido el micrófono el arzobispo de Bolonia, cardenal Matteo Zuppi, quien ha pedido «reconocer la ciudad desde una mirada contemplativa». «Nosotros no tenemos que llevar a Dios, ya está ahí. La mirada contemplativa es desvelar la presencia de Dios en la ciudad», ha abundado.

El purpurado, muy próximo a la Comunidad de Sant’Egidio, ha asegurado que los cristianos «tenemos algo que decir» en estas ciudades. A pesar de la secularización, que lleva a muchos a preguntarse «¿para qué tenemos que hablar con ellos?», hay que «contemplar a la muchedumbre de la ciudad y creer que no todo está perdido».

En este sentido, ha abogado por una «conversión pastoral misionera», como pide el Papa Francisco, aunque aparezcan «resistencias y dificultades». «Tenemos tanto que decir al hombre de hoy» –ha insistido– porque tenemos «una fuerza de unión» frente a los «aislamientos» y tenemos el «agua que apaga la sed del alma».

Para lograr esta conversión tal vez hay que hacer «menos actividades» y «llegar más al corazón». Se trata, a su juicio, de «ser constructores de comunidades más que administradores de comunidades». En ese camino, ha dicho –aludiendo al documento final del Sínodo de los jóvenes–, es mejor llevar una brújula que un GPS. Con el GPS se llega al destino, pero solo se mira al aparato. La brújula, en cambio, «nos permite llegar pero también encontrarse, pararse, ver las tantas preguntas que hay en la ciudad».

Foto: Universidad San Dámaso

«La clave es el anuncio»

Las III Jornadas de actualización pastoral para sacerdotes, organizadas por la Vicaría del Clero y la Universidad San Dámaso, han concluido con la intervención del cardenal Osoro. Reivindicando el Concilio Vaticano II, el arzobispo de Madrid ha incidido en que «la Iglesia realiza su misión en un mundo cambiante, que requiere una actualización permanente», y ha recordado que «la clave es el anuncio» que, como se ve en Evangelii gaudium, «no se refiere al anuncio de todas las doctrinas del Catecismo, sino sobre todo a ese anuncio del Evangelio que se llama kerigma: la belleza del amor Dios».

Para hacer este anuncio efectivo, el purpurado ha reivindicado que «el modo de situarse de la Iglesia en el mundo es el diálogo», ha destacado la importancia de la sinodalidad, de «caminar juntos», y ha reclamado la vivencia de la santidad en el día a día, como hace Francisco en Gaudete et exsultate.

Foto: Universidad San Dámaso

Infomadrid/R. Pinedo