Canaán en el festival #YoMeQuedoEnCasa: alabar a Dios en todo momento

Séptimo día del festival de música católica #YoMeQuedoEnCasaa través de redes sociales. Este lunes, a las 20:00 horas, Canaán te recuerda que «Dios nunca nos abandona»

Fran Otero

Séptimo día del festival de música católica #YoMeQuedoEnCasa a través de redes sociales. Este lunes, a las 20:00 horas, Canaán te recuerda que «Dios nunca nos abandona».

Canáan es un grupo católico formado por una pareja de novios de Almería. En 2018 sintieron la llamada a evangelizar y llevar la Palabra de Dios a todo aquel que lo necesite a través de la músicas. Este lunes ofrecen un concierto en el festival #YoMeQuedoEnCasa. Hablamos con Germán Fernández, uno de sus integrantes.

¿Qué es Canáan?

Somos Almudena y Germán, una pareja de novios de Almería que en el año 2018 sentimos una llamada fuerte a llevar más allá la música que hacíamos y formar un grupo. Nuestra misión es evangelizar y llevar la Palabra de Dios a todo aquel que lo necesite, sea creyente o no. Nos prestamos a que el Señor nos use como instrumento.

¿Qué tipo de música tocáis?

Somos muy variados. En el disco que sacamos en abril del año pasado mezclamos muchos estilos: andino, funky… Ahora estamos más enfocados al worship, a un estilo más espiritual, con muchos ambientes para meter a la gente de lleno en el mensaje.

¿Qué mensaje queréis lanzar en este festival?

Vamos a decir que Dios nos acompaña siempre,  que no nos abandona. Dios nunca falla y todo tiene su plan y su tiempo. Ahora nos ha tocado un tiempo especial, la mejor Cuaresma que podemos vivir.

Recomiéndanos una canción vuestra para estos momentos.

Voy a proponer dos. La primera, Llamados a ser santos, habla de lo que necesita el cristiano para llevar a ser santo hoy. Este, el actual, es un un tiempo para ser santos, para obedecer aunque no sepamos por qué pasan las cosas. De ayudar a los ancianos, de hacer los que se necesita, de quedarse en casa. La otra, Mi Rey, es de alabanza y adoración. El pueblo de Israel alababa a Dios hasta en los momento malos y nosotros no podemos perder esa seña de identidad de alabar a Dios en todo momento.

Fran Otero