«Bergoglio siempre destinó a sus mejores hombres a los pobres y los trabajadores» - Alfa y Omega

«Bergoglio siempre destinó a sus mejores hombres a los pobres y los trabajadores»

Salvados por Francisco, el libro sobre las personas a salvadas por Jorge Bergoglio durante la dictadura militar, fue presentado en uno de principales sindicatos de Argentina, en un acto en el que participó el presidente de la Conferencia Episcopal, Óscar Ojea, quien definió al Papa como «el líder mundial más combativo en la defensa de los trabajadores». Desde Suecia, una antiguo exiliado recordó al «curita» que se jugó la vida por rescatarle de una muerte segura

Lucas Schaerer

La espiritualidad de la Semana Santa inundó el auditorio de la sede del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) en Argentina. El martes 17 de abril, en el salón del gremio, se presentó el libro Salvados por Francisco, investigación que relata la historia de 25 personas que Jorge Mario Bergoglio rescató de las garras de la última dictadura militar en su patria cuando él, entonces un hombre de 39 añosestaba , a cargo de la Compañía de Jesús local.

«¿Qué tiene que ver la presentación del libro con el gremio?», preguntó Ricardo Pignianelli que tenía sentado a izquierda al titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Óscar Ojea. «Todo», se respondió él mismo ante un auditorio repleto de trabajadores mecánicos de las automotrices.

El dirigente sindical, desde el mismo salón en el que días atrás convocó a la quinta huelga general contra el plan económico del gobierno de de Mauricio Macri, denunció un ataque por parte de «algunos jueces» contra su sindicato y lamentó la delicada situación económica del país. Por ello «hicimos 60 mil cruces con el lema “techo, tierra y trabajo”», dijo. «Cumpliendo una promesa –anunció– vamos a ir el próximo mes todos los mecánicos y empleados de automotrices (una de las ramas de la economía más afectada por la recesión y la inflación) con las cruces colgadas ante la Virgen del Rosario de San Nicolás», uno de los santuarios que genera las peregrinaciones más numerosas del país del Papa Francisco.

Al cerrar su disertación, el dirigente sindical diferenció entre el peronismo y el populismo. «Nosotros buscamos el equilibrio. El populismo es la venganza sobre los ricos y el liberalismo es todo para los ricos. Nosotros queremos justicia social», aseguró.

El «sueño loco» sobre un cardenal elegido Papa

Por su parte, el presidente del episcopado argentino dijo sentirse en «confianza» en la presentación, y se animó a contar una anécdota personal con el Sumo Pontífice. «Había trabajado tres años con él como obispo auxiliar [siendo Bergoglio arzobispo de Buenos Aires] y ahí hice escuela en su sensibilidad con los más pobres y los trabajadores. A ellos les destinó siempre sus mejores hombres».

«La última vez que lo vi en nuestra patria fue en febrero de 2013», añadió. Antes de partir hacia el cónclave en el que resultaría finalmente elegido, «me planteó que le quedaba poco por jubilarse y que teníamos que pensar en qué iglesia podía él retirarse. Entonces llegó el 13 de marzo. Estaba viendo la tele en la curia y resulta electo. Pegué tremendo grito en la curia e hice tocar las campanas. No lo podía creer. Esa noche que tuve un sueño. Era un cardenal todo vestido de rojo que me decía que no había sido elegido. Se lo escribí al Papa. Y él me respondió. “Que loco tu sueño, pero te cuento que cuando iban surgiendo los votos fue en ese momento que me invadió una paz que me blindó, y eso me sostiene”».

El publico en silencio escuchaba las palabras del obispo que cerró su alocución aseverando que el «Papa Francisco es hoy el líder mundial más combativo en la defensa de los trabajadores».

La presentación de Salvados por Francisco siguió con un video de un ciudadano uruguayo, que desde Suecia donde se exilió, contó como salvó su vida gracias a la protección de Bergoglio. «Era un curita y yo pensaba en ese entonces si estaba seguro de lo que estaba haciendo. Hoy es el Papa y desde entonces que donde puedo cuento como me salvó la vida».

El autor del libro, Aldo Duzdevich, cerró la presentación pidiendo a los presentes que «nos definamos francisquitas más que peronistas», porque el tres veces presidente de los argentinos, Juan Domingo Perón, «no había hecho más que adoptar los principios de la doctrina social de la Iglesia para sus gobiernos que hoy pone en práctica el Papa».