Asesinada brutalmente una cristiana en Nigeria acusada de blasfemar contra Mahoma - Alfa y Omega

Asesinada brutalmente una cristiana en Nigeria acusada de blasfemar contra Mahoma

Deborah Yakubu fue apedreada, apaleada y quemada viva por sus compañeros de universidad en el estado de Sokoto

Ángeles Conde

Unos presuntos mensajes insultantes en un grupo de WhatsApp habrían encendido la mecha. Ha sucedido en Nigeria, en el estado de Sokoto. Deborah Yakubu habría enviado a dicho chat de estudiantes unos mensajes blasfemos contra Mahoma que le han costado la muerte. El 12 de mayo, cuando retomaron las clases después del ramadán, sus compañeros de universidad la buscaron por todas partes. Fue apedreada, apaleada y quemada viva por otros estudiantes de la Shehu Shagari College of Education, en el estado nigeriano de Sokoto, en el noroeste del país. El cruel ataque contra la joven indefensa fue grabado en vídeo y subido a las redes sociales por los agresores, una turba de hombres jóvenes ante la que Deborah no pudo hacer nada. Los estudiantes la sacaron a la fuerza de la sala donde estaba escondida, tal y como detalló el portavoz de la policía, Sanusi Abubakar, a la cadena CNN. Según testigos presenciales, el personal de seguridad de la universidad trató de intervenir, pero los agresores eran demasiado numerosos y lo impidieron. Incluso de acuerdo con los testimonios de estos testigos, los asesinos invitaron a quien pasaba por allí a unirse a la agresión si eran musulmanes. Todo ello, mientras gritaban Allahu Akbar.

Las reacciones al brutal crimen no se han hecho esperar. La misma comunidad musulmana local ha condenado los hechos a través de un comunicado en el que el Sultanato de Sokoto califica de «injustificable» el asesinato e insta a «preservar la convivencia pacífica entre los nigerianos». Por su parte, el obispo de la diócesis de Sokoto ha calificado como «acto inhumano» el suceso, ha pedido que se haga justicia y que los culpables «sean castigados de acuerdo con lo que dicta la ley». En su comunicado, el obispo Mattew Hassan Kukah destaca que este crimen «no tiene que ver nada con la religión» y pide a los cristianos que mantengan la calma. También ha hecho un llamamiento a la tranquilidad el gobernador del estado, Aminu Waziri Tambuwal, que ordenó el cierre inmediato de la universidad y la apertura de una investigación tanto por parte de las autoridades educativas como de las policiales.

Por su parte, la policía de Sokoto ha confirmado la detención por el momento de dos personas en relación con el asesinato. En un comunicado sobre lo sucedido, Ayuda a la Iglesia Necesitada lamenta el brutal asesinato de Deborah y recuerda que desde 1999 doce estados del norte de Nigeria aplican la sharía de facto y de forma paralela a las leyes estatales seculares. «ACN denuncia este nuevo acto de violencia. La situación de extremismo y violencia en el país en los últimos años es terrible, escalofriante. Prácticamente cada semana hay secuestros y decenas de muertos, pero este hecho bárbaro nos ha dejado sin palabras», recuerda Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo de ACN (Ayuda a la Iglesia Necesitada).