Al menos siete vidas salvadas en la campaña de 40 Días por la Vida: «Dios siempre acompaña» - Alfa y Omega

Al menos siete vidas salvadas en la campaña de 40 Días por la Vida: «Dios siempre acompaña»

El domingo terminó la última campaña de oración ante las clínicas abortivas con la amenaza de la reforma del Código Penal en el horizonte. «Hemos estado muy tranquilos a pesar de todo este ruido», dice su responsable

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Voluntarios de 40 Días por la Vida en la campaña en Valladolid. Foto: 40 días por la Vida.

Seis bebés salvados del aborto en Madrid y uno en Puerto de Santa María (Cádiz), más otros dos pendientes de confirmación también en Puerto de Santa María y en Barcelona: este es el balance provisional de la campaña 40 Días por la Vida que ha concluido este domingo en toda España.

La iniciativa se ha desarrollado este año en medio de un ambiente enrarecido por la reforma del Código Penal que castigaría con penas de cárcel a quienes participasen en ella, un cambio legislativo que ya ha sido aprobado por el Senado y que entrará en vigor en cuanto se publique en el BOE.

Sin embargo, «hemos estado muy tranquilos a pesar de todo este ruido», afirma la responsable en España de la campaña, Nayeli Rodríguez. Paradójicamente, la reforma «nos ha dado más visibilidad», y eso ha ocasionado que en esta edición la campaña haya doblado sus cifras de participación habituales.

Así, ha contado con más de 5.500 voluntarios, que han cubierto 15.000 turnos de vigilia y de oración en una veintena de ciudades de toda España. «Creíamos que iba a ser una campaña llena de obstáculos y algunos veteranos iban con miedo, pero al final Dios siempre acompaña. Ha sido una gran alegría», confirma Rodríguez.

Otro de los momentos de la campaña de oración de este año. Foto: 40 días por la Vida.

La ciudad más difícil ha sido San Sebastián, donde durante varios días se presentaron algunas feministas. «No ha sido nada agradable, pero Dios las ha ayudado, aún así, su presencia ha ido mermando con el avance de la campaña y fue mucho menos fuerte que en la campaña anterior», dice la coordinadora de la campaña.

En otras ciudades más pequeñas, especialmente en las que se han sumado este año por primera vez, los voluntarios «han sido muy valientes porque se han significado en medio de un entorno en el que todos los vecinos se conocen entre sí. Ha sido impresionante».

Hay otros frutos de la campaña, como el hecho de que algunos días «los abortorios amanecían inexplicablemente cerrados». Además, justo el día en que terminó la campaña «dio a luz una madre que salvamos el año pasado, y en breve lo harán varias más. Es un ciclo muy bonito que se cumple de una campaña a otra», dice Rodríguez.

Todo ello permite encarar los próximos retos de 40 Días por la Vida: «una sorpresa que tendremos en junio orientada a los médicos y el personal sanitario, y un congreso nacional que organizaremos en septiembre, antes de nuestra campaña de otoño», anuncia Rodríguez.