«Agradecemos mucho al Papa el reconocimiento del genocidio»

El padre Shnorhk Sargsyan, representante de la Iglesia Apostólica Armenia Ortodoxa en Madrid y uno de los organizadores del centenario, muestra su agradecimiento al Papa Francisco por la declaración pública de la masacre como genocidio

Juan Ignacio Merino

El padre Shnorhk Sargsyan, representante de la Iglesia Apostólica Armenia Ortodoxa en Madrid y uno de los organizadores del centenario, muestra su agradecimiento al Papa Francisco por la declaración pública de la masacre como genocidio

La Iglesia Apostólica Armenia en España es una gran desconocida…

Es verdad que la Iglesia Armenia Apostólica Ortodoxa es desconocida para el pueblo español y eso tiene su explicación en las relaciones entre España y Armenia. En la época medieval después del descubrimiento de América, a España no le interesaban los países del oriente y sobre todo los que estaban en zona musulmana. Aunque los armenios siempre esperaban una ayuda de la Europa cristiana y, sobretodo del Papa, que en aquel tiempo tenía una autoridad muy alta. Por desgracia, esta ayuda nunca llegó a hacerse realidad.

La historia de Armenia y el cristianismo han ido de la mano durante la historia. ¿Armenia, hoy día, es consciente de la importancia del cristianismo en su historia y en el desarrollo de su sociedad?

La iglesia armenia ha dejado una inmensa cultura cristiana que le hace sentir muy orgulloso a cualquier armenio. En Armenia no se han conservado los palacios de las 5 familias reales o se supone que los reyes armenios en realidad eran muy humildes y no les importaba su bienestar en este mundo. Como prueba de lo dicho son las tumbas de los príncipes y los obispos importantes de mi país que están en el nártex de las iglesias, quedando debajo de los pies de los fieles que, entrando en la iglesia, tienen que caminar pisándolas. La idea era seguir sirviendo a su pueblo hasta después de su muerte. Armenia sigue siendo un país cristiano. Todavía conserva las tradiciones eclesiales que al mismo tiempo son las tradiciones nacionales. Hay valores cristianas que para el pueblo armenio son indiscutibles y sagrados. Pero hay que decir que en los últimos años hay una gran influencia de la Europa laica que le contagia a nuestra sociedad. Viene gente con falsos motivos de libertad y empañan la mentalidad del pueblo, predicando libertad religiosa y otros derechos humanos que en realidad son infrahumanos. Pero nosotros hemos vivido situaciones más difíciles y entonces no tememos este tipo de ataques. Creo que lo sobrevivimos todo.

¿Qué importancia histórica y religiosa tiene la Iglesia Apostólica Ortodoxa en Armenia?

Es una pregunta muy profunda. A veces las palabras son muy pobres para expresar en papel lo importantísimo que fue y es la Iglesia Armenia en la vida de cada armenio. A lo largo de la historia de nuestro pueblo, la iglesia ha testificado muchas veces que está con su pueblo en todas las situaciones. Reinos y gobiernos en los momentos difíciles han abandonado la nación, pero la Iglesia se ha quedado y ha sufrido con su pueblo. El más destacado paradigma es el período del comunismo cuando en los años 1930 fueron asesinados casi 5000 sacerdotes, incluso el Patriarca de aquel entonces sabiendo que a él también lo iban a matar, no huyó, sino, se sacrificó por su pueblo y su iglesia. En segundo lugar, la iglesia armenia nunca fue separada de su pueblo y no tuvo una vida diferente, sino una vida muy pobre, por eso nuestras iglesias y monasterios no están adornadas con oro y piedras preciosas. Lo mismo ocurrió también en los días del genocidio de los armenios.

¿Cómo vivió la Iglesia Apostólica el genocidio?

Como dije antes, la Iglesia armenia siempre estuvo y está al lado de su pueblo, en el genocidio la iglesia armenia sufrió mucho y perdió 80% de sus propiedades, iglesias monasterios, manuscritos y, sobre todo, sacerdotes y sus fieles. Los sacerdotes siempre estuvieron al lado de su pueblo, aunque en algunos casos, los turcos y kurdos temiendo recibir un castigo divino les ofrecieron la libertad, pero los sacerdotes no abandonaron a sus fieles y hasta el último paso estuvieron con ellos. Es decir, el pueblo armenio no solo a lo largo de su historia, escuchaba las predicaciones teóricas de su iglesia, sino tuvo la experiencia real de la comunión y protección. Armenia durante 600 años estuvo bajo el yugo de diferentes imperios sin tener su propio reino. Sin embargo estaba gobernada por la Iglesia armenia. Para nosotros no hay Armenia, ni armenios sin el cristianismo.

El 12 de abril el papa Francisco afirmó que lo ocurrido en Armenia durante 1915 a 1917 fue el primer genocidio del siglo XX por manos del Imperio Otomano ¿Qué significa para usted este reconocimiento público?

Nuestra nación está muy contenta y agradece mucho al Papa Francisco que, sabiendo que con esta declaración va a tener muchos problemas, aun así lo hizo. Y como el día siguiente después de su afirmación él dijo: «Hemos hablado lo que hemos visto y escuchado», nos trasmite algo muy importante: que el genocidio armenio no es un fruto de nuestra imaginación, sino una realidad que toda la humanidad sabe.

¿Por qué todavía algunas autoridades internacionales no afirman claramente el genocidio de los otomanos?

Es otra cuestión que todavía existan naciones y estados que por las cuestiones políticas y económicas no lo reconocen porque no quieren que este reconocimiento afecte a sus relaciones con Turquía.

El Parlamento europeo ha instado a Turquía que reconozca su responsabilidad ¿el centenario ha servido para mostrar que el genocidio no fue un conflicto más de la Iª Guerra Mundial como afirma Turquía?

Hay muchos estudiosos que en la mayoría no son de origen armenio, que han publicado libros y artículos sobre el genocidio armenio, y no dejan lugar a duda que se refiere a un genocidio bien organizado por el gobierno turco. Y también existen archivos de los países que participaron en la Primera Guerra Mundial que también testifican que lo que ocurrió con los armenios fue un genocidio. Últimamente el Vaticano publicó dos volúmenes de documentos sobre el genocidio armenio.

Usted participa en la organización del centenario ¿qué actos están programados para estos días en España para recordar la muerte heroica de los armenios?

Yo como el representante de la Iglesia Armenia Ortodoxa en Madrid estoy en la primera línea para organizar estos actos. Para mí, como armenio y sacerdote de la iglesia armenia, es mi deber vivir y preocuparme sobre los temas nacionales y, sobre todo, sobre el tema del genocidio. En Madrid la Iglesia Armenia Apostólica, con la comunidad armenia madrileña, con esfuerzos de algunos individuos armenios de otras partes de España y con la ayuda de la embajada de Armenia ha organizado una serie de eventos desde el principio de este año. El culmen de los actos será el 24 de abril, después de celebrar la misa, habrá una manifestación pacífica hasta la Plaza de España donde algunos investigadores, que han escrito sobre el genocidio, van a hablarnos. Nuestro coro cantará música sacra armenia y canciones nacionales. También tendremos la posibilidad de escuchar la música de duduk, un instrumento típico de nuestra nación. Pero el acto central de este centenario tendrá lugar el 23 de abril, en Echmiadzin, sede del Catholicós en Armenia. Allí el Patriarca Karekin II reconocerá la santidad de todos los fallecidos en el genocidio.

El 24 de abril el Papa Francisco reconocerá a san Gregorio de Narek como doctor universal de la Iglesia Católica, como tantos otros santos del Oriente Cristiano es un gran desconocido, ¿qué nos puede enseñar san Gregorio de Narek en nuestra vida cristiana?

Sobre Gregorio de Narek. Sí, nos sentimos muy felices y orgullosos de que la Iglesia Católica reconoció a San Gregorio de Narek como doctor de la Iglesia Universal. San Gregorio de Narek es uno de los santos más venerados de la iglesia armenia. Vivió en el siglo X-XI. Era un monje que vivía en un monasterio que se llamaba monasterio de Narek (en armenio Narekavank). Nos ha dejado una serie de trabajos muy importantes para la teología de la iglesia armenia. Hay que destacar que en nuestra misa ocupan una gran parte sus oraciones, pero también es autor de muchas obras como interpretaciones de algunos libros de la Biblia, canciones eclesiásticas, oraciones. Su obra maestra es el Libro de lamentaciones que es sagrado para cada armenio. Está traducido a más de 20 idiomas. Hay especialistas en teología de San Gregorio de Narek que lo estudian con mucha dedicación.

La teología de Gregorio de Narek es una teología mística. Su lenguaje es muy rico y los pasajes son muy verdaderos. El Libro de lamentaciones se asemeja a un camino por cual cada fiel se dirige hacia Dios y este camino no es nada fácil. Es un camino espiritual y el hombre se representa allí en diferentes estados de ánimo. Teniendo un vocabulario muy rico, San Gregorio de Narek pudo explicar muy bien los pecados que se reúnen y se presentan en el hombre. Son muy interesantes sus ideas sobre la divinidad de ese mismo hombre pecador. Por ejemplo dice que el corazón del hombre, con el que hacemos los primeros pasaos hacia Dios, es una habitación del amor.En general el Libro de lamentaciones parece ser una miniatura de la vida de cualquier hombre donde se presentan distintos sentimientos – amor, sufrimiento, desesperación, indignación, arrepentimiento, impotencia, fidelidad y por último una esperanza inmensa hacia su creador, hacia Dios. Pero aparte de todo lo dicho, para nosotros los armenios el Libro de lamentaciones es milagroso y cura enfermedades. San Gregorio de Narek como doctor de la iglesia universal puede ayudar a cualquier cristiano a encontrarse a sí mismo y seguir un camino que le dirigirá hacia Dios.

Juan Ignacio Merino