¡A Belén, madrileños!

No son los de mayor valor artístico, pero belenes como el realizado por personas sin hogar u otro expuesto a lo largo de un pueblo entero no dejarán a nadie indiferente

Alicia Gómez-Monedero
Misterio de la catedral de la Almudena. Foto: María Pazos Carretero

No son los de mayor valor artístico, pero belenes como el realizado por personas sin hogar u otro expuesto a lo largo de un pueblo entero no dejarán a nadie indiferente

Belén del hogar de la Madre Teresa Jornet. Foto: Alicia Gómez-Monedero

¿A que nunca han visto una exposición de belenes rodeada de objetos recogidos de la basura, pero en perfecto estado? Pues si van al albergue Santa María de la Paz, en Las Tablas, podrán disfrutar de esta peculiar visita. Organizada por las 90 personas sin hogar que viven en el albergue de la Orden de San Juan de Dios, junto a los religiosos y voluntarios del centro, la exposición tiene como objetivo «aprovechar la Navidad para hacer ver todo lo que tiramos a la basura y aún sirve, muchas veces incluso está prácticamente nuevo». Lo explica el hermano Juan Antonio Diego, responsable del albergue. Además de 300 belenes de diferentes lugares del mundo, en la muestra se podrá encontrar ropa, juguetes o lámparas «recién sacados de la basura». A los visitantes, los organizadores les invitan «a ser luz, como Jesucristo en su nacimiento, en medio de esta situación que afecta también a las personas que están aquí, a las que la sociedad les ha dado la espalda», añade. La muestra de belenes se puede visitar en la calle Vicente Blasco Ibáñez, 81 de 10:30 a 13:30 horas y de 17 a 19:30 horas.

«No es solo una casa de acogida»

Sor María del Carmen lleva diez años encargándose de que todos los abuelos del Hogar de la Madre Teresa Jornet, de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, tengan su propio portal de Belén. Cada Navidad recrea para ellos todas las escenas importantes del nacimiento de Jesús, desde la Anunciación a la Virgen María hasta la huida a Egipto. El belén lo hace ella misma, con papel roca y con mucha paciencia, ya que ocupa una parte de un patio interior de doce metros. Para que nadie se pierda y haya también «una labor catequética», dice la religiosa, el belén tiene en cada escena un cartel indicando lo que ocurre.

Uno de los reyes magos de San Lorenzo de El Escorial. Foto: María Martínez

Familias y grupos de niños llegan hasta la casa de las Hermanitas para visitar el nacimiento y, de paso, hacer una visita navideña a los ancianos. «Somos como una familia», explica sor María del Carmen. «Esto no es solo una casa de acogida, y eso es lo que ven quienes vienen a visitar el belén». La residencia está en la calle de la Duquesa de Tamames, 8 y se puede visitar en horario de 10:30 a 14 horas y de 17 a 20:30 horas.

La vuelta al mundo en 180 belenes

Hay un párroco en Madrid, Javier Palacio Marín, que colecciona belenes del mundo. Y aprovecha las fechas navideñas para montar una exposición con 180 de ellos –no son todos, en su casa tiene más– y dar a conocer a los madrileños cómo se representa el Misterio de Belén en diversas partes del mundo. En una cucharilla de madera de Portugal, en un cajón de música de Perú o hecho con madera de olivo de Jerusalén son solo algunas de las originales representaciones. La exposición se puede ver en la parroquia del coleccionista, en San Miguel de Fuencarral (c/ Islas Bermudas, 28). «En cuestión de cinco años, mi colección ha crecido gracias a que aquellos que me conocen, cuando van de viaje, siempre me traen uno», cuenta el sacerdote. «Es una manifestación de la religiosidad de unos pueblos que, juntamente con nosotros y como nosotros, festejan los inicios de nuestra común historia de Salvación», añade.

En la muestra se pueden ver belenes de Colombia, Venezuela, Ecuador, Alemania o Rumanía entre otros muchos. Está abierta todos los días de 10 a 12 horas y de 18 a 20 horas.

La originalidad de la sierra

Belén de México expuesto en el albergue de Santa María de la Paz. Foto: Alicia Gómez-Monedero

Una excursión de fin de semana para ver el belén de San Lorenzo de El Escorial es un buen plan navideño. El municipio cuenta con un belén de 5.000 metros cuadrados. Están leyendo bien, 5.000 metros cuadrados. Está situado en el centro histórico de la localidad. Diversas plazas y calles acogen escenas, con muñecos a tamaño natural, como la llegada de los Reyes Magos, el día a día de los pastores, las mujeres lavanderas o panaderas, e incluso un corral. Carlos Contreras, coordinador de la muestra, recuerda que esta iniciativa surgió hace 19 años: «Empezamos a plantearnos la idea varios amigos de un club del pueblo. Poco a poco, los jóvenes y luego albañiles, jubilados, y amas de casa que tienen buena mano nos pusimos manos a la obra y hemos pasado de tener simplemente el Misterio del nacimiento a contar con más de 500 figuras a tamaño natural, desde un elefante hasta un patito».

La figuras son de varilla de hierro y gomaespuma y la vestimenta son telas y cortinas «que la gente desecha y nos da. Por ejemplo, las ovejas están revestidas con lana de colchón», asegura Carlos. «Es como formar parte del belén mientras paseas por las calles del pueblo. Como si estuvieras viviendo en otra época».

Para terminar… la catedral

No puede faltar en el periplo navideño el belén de la catedral de la Almudena. La obra del conocido belenista José Luis Mayo y del sacerdote Félix Castedo está expuesta nada más traspasar la Puerta Santa –así además de la visita, se puede ganar el jubileo– . Estará expuesto hasta el 17 de enero de 9 a 20 horas, excepto los días 25 de diciembre, 1 y 6 de enero que estará de 9 a 14 horas y de 17:30 a 20 horas.

Alicia Gómez-Monedero

Misterio en una cucharilla procedente de Portugal expuesto en la parroquia de San Miguel de Fuencarral