25 niños refugiados sirios envían sus dibujos a Madrid

María Martínez López
Algunos alumnos de Hanna Khoury enseñan sus dibujos. Foto: Entreculturas

Hanna Khoury y sus 25 alumnos del colegio del Servicio Jesuita al Refugiado (JRS por sus siglas en inglés) en Bourj Hammouel, en Beirut (El Líbano) están celebrando el final de curso de una forma muy especial. Khoury está visitando España para participar en la presentación de la campaña 4 palabras para abrir el mundo (acoger, proteger, promover e integrar), de la fundación Entreculturas. Y no ha venido solo: en su maleta traía dibujos de sus alumnos, que intercambió con los de otro grupo de niños del colegio Divino Corazón de Madrid. Este gesto es solo un adelanto de lo que Entreculturas y el JRS pretenden hacer en el marco de la campaña: promover que niños de distintos países se conozcan por medio de cartas y dibujos.

Los alumnos de Khoury son hijos de familias sirias refugiadas y, con sus 5 y 6 años, no han conocido otra cosa en su vida más que la guerra y el destierro. Khoury, él mismo un sirio de Alepo y refugiado, conoce bien lo que han vivido. Y por eso le alegra comprobar que, en los dibujos de los niños, no hay rastro de lo que han dejado atrás sino que aparece representada, de forma muy positiva, la experiencia en su nuevo cole libanés. «No me puedo creer –reconoce– lo que han cambiado desde que llegaron el primer día», sometidos a una gran presión. Estos pequeños son solo una muestra de lo que los siete centros del JRS están haciendo para ayudar a 2.500 niños refugiados en este país, y a los más de 14.500 que atiende en total en Chad, Sudán del Sur o República Centroafricana. Como recuerdan desde Entreculturas, en el mundo hay 33 millones de menores refugiados, que tienen cinco veces más probabilidades de estar sin escolarizar que los no refugiados.

María Martínez López