Sus palabras y gestos son una pequeña caricia del amor de Dios, llamada a irradiarse desde San Pedro hasta los confines de la tierra, en los corazones de los hombres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies