«El obispo debe ser hombre de oración, (...) y tratar con Dios, nuestro Señor, el bien de su pueblo, la salvación de su pueblo»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies