«El primer anuncio es irrenunciable para los laicos»

Hombres y mujeres de cualquier edad, jóvenes y padres de familia, profesionales, gente normal del barrio… hablando de Cristo con valentía y sin complejos, en la universidad, en la oficina, en los bares, en casa… Este es el sueño al