El entonces nuncio en Washington con el cardenal McCarrick el 2 de mayo de 2012, cuando supuestamente el purpurado estaba «secretamente» sancionado por Benedicto XVI

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies